12.26.2010

orem oren oren


Mensaje de Navidad - 25 de diciembre de 2010

“¡Queridos hijos! Hoy, mi Hijo Jesús y yo deseamos darles abundancia de gozo y de paz para que cada uno de ustedes sea un alegre portador y testigo de la paz y de la alegría en los lugares en que viven. Hijitos, sean bendición y sean paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado! ”

25 de diciembre de 2010 - Aparición anual a Jakob

En la última aparición diaria del 12 de setiembre de 1998, la Virgen le dijo a Jakov Colo que tendría la aparición una vez al año, y esto sería el 25 de Diciembre. Así ha sido también este año. La Virgen vino con el Niño Jesús entre los brazos. La aparición comenzó a las 14:25, duró 7 minutos y dio el siguiente mensaje:



Jakov dijo: “La Virgen me habló acerca de los secretos y al final dijo: oren, oren, oren.”

Mensaje del 2 de diciembre de 2010 - Mensaje dado por la Virgen a través de Mirjana

“Queridos hijos, hoy oro aquí con vosotros para que encontréis la fuerza de abrir vuestros corazones y, de esta manera, conocer el inmenso amor de Dios sufriente. Gracias a ese amor Suyo, bondad y dulzura, yo estoy con vosotros. Os invito para que este tiempo particular de preparación, sea tiempo de oración, penitencia y conversión. Hijos míos, vosotros necesitáis a Dios. No podéis seguir adelante sin Mi Hijo. Cuando comprendáis y aceptéis esto, se realizará lo que se os ha sido prometido. Por medio del Espíritu Santo nacerá en vuestros corazones el Reino de los Cielos. Yo os conduzco a eso. ¡Gracias

12.22.2010

En la alegría y la tribulación.


En la alegría y la tribulación.
El Rosario me ha acompañado en los momentos de alegría y en los de tribulación.
(De la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae)
Comentario:
El Rosario es una compañía, porque en el Rosario está María, nuestra Madre amadísima, que reza con nosotros y está a nuestro lado mientras lo rezamos.
Hay que perseverar en la oración. ¡Pobre de aquel que en los momentos de tribulación deja de lado el Rosario, ya que está soltando de sus manos el salvavidas que lo podría salvar!
Cuando estamos contentos, es muy bueno rezar el Santo Rosario para dar gracias a Dios y compartir con Él y con su Madre nuestra alegría.
Y cuando nos llega alguna prueba o tribulación, hay que rezar el Rosario para encontrar en él consuelo y fortaleza, y seguir caminando por el camino de la vida con esperanza en el corazón.
En todo tiempo tenemos que rezar el Rosario. Él debe ser nuestro descanso y nuestra paz.
Cuando un niño tiene miedo, sufre o está alegre, siempre busca a su mamá para consolarse y estarse con ella. Nosotros, en todos los momentos importantes de nuestra vida, y los simples momentos de cada día, debemos buscar la compañía de nuestra Madre Celestial, y la encontraremos en el rezo del Santísimo Rosario.

Primer misterio gozoso: "La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios".


Primer misterio gozoso: "La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios".
El ángel le dijo: “No temas María, porque has hallado gracia delante de Dios.” (Lc 1, 30)
Reflexión:
Si el Arcángel San Gabriel poco antes había saludado a María como “Llena de Gracia”, ¿por qué ahora le dice que ha hallado gracia? Simplemente porque Ella estaba llena de gracia, pero María halló la gracia para nosotros, los hombres.
Por eso en el rezo del Rosario recibimos gracias de Dios, que pasan a través de las manos y el Corazón Inmaculado de María, y ¡cuántas son estas gracias!
El Ángel dice a María que no debe temer, porque Dios está con Ella. Y así nos dice también María a nosotros, porque si rezamos el Santo Rosario, Ella misma está con nosotros y nos defiende de toda adversidad.
María es la Mediadora de todas las gracias, y no hay gracia que recibamos que no pase por María, puesto que Ella es la dispensadora de los dones del Señor.
Si pensamos en esto y creemos firmemente que quien reza el Rosario se gana la amistad de Aquella que es Madre de Dios, entonces podemos intuir los grandes bienes que nos traerá el rezo diario del Rosario, ya que tenemos a la que distribuye todas las gracias de Dios a nuestra disposición.
María ha hallado gracia para nosotros, para cada uno en particular, y la sigue hallando cada vez que con devoción le obsequiamos la oración bendita del Santo Rosario.

12.12.2010

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano

Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

Santa María de Guadalupe: Liberadora de nuestros males y Promotora de nuestras personas María de Guadalupe: Escudo y Patrona de libertad; Bandera y Profeta de un pueblo que renace Hoy nos felicitamos tod@s por el aniversario de la gran Alianza que Dios ha hecho con nosotros a través de nuestra Madre Amorosa, Santa María de Guadalupe. Agradezcamos tanto amor y tanta confianza con nosotros y oremos por México para que respondamos con generosidad a lo que desde nuestro inicio como nación "por el dedo de Dios se escribió..." Este fin del año del bicentenario y centenario nos haga conscientes del poder, amor y cercanía de Dios para todos. ¡Felicidades!María nos vino a liberar de nuestros ídolos: de la inteligencia, de la voluntad, de nuestras valoraciones y falsas apreciaciones... Tanto en la época de Juan Diego como ahora María nos viene a sacar de nuestras tinieblas interiores para darnos a conocer "Al Verdaderísimo Dios por Quien vivimos"(N.M.26). Oremos para que el Espíritu Santo nos ayude a salir, con Su Don de Fortaleza, de estas tinieblas e idolatrías.

Jaculatoria: Santa María de Guadalupe, Flor de alivio a nuestros males; que construyamos Contigo nueva tierra, nuevos mares...

Segunda consideración: María nos vino a reconciliar entre nosotros y con Dios. Ella reconcilia en Sí misma a la creación entera como vemos en Su atuendo. Ella reconcilió a etnias y razas muy diferentes en 1531. Desde entonces para acá nos ayuda a reconciliarnos. Pidámosle que lleguemos a ser un país reconciliado entre nosotros mismos y seamos testigos de reconciliación para otros países...

Tercera consideración: Dios y María establecieron Su Alianza prodigiosa con nosotros para que vayamos por delante abriendo camino a los desheredados, a los sin techo, a las etnias abandonadas, a los que no tienen dónde reclinar la cabeza como el Señor Jesús en Su tiempo. Comprometámonos a buscar caminos de solidaridad para que todos tengan la vida de abundancia que trajo Cristo.

Cuarta consideración: María fue, es y será Bandera de unidad, de paz, de armonía para México. Ella nos invita "a poner todo lo que esté de nuestra parte" (N.M.37) para que todo esto sea realidad entre nosotros y lo extendamos a otras naciones. Lo mismo que le mandó al Obispo nos lo dice ahora a México: "para que haga lo que esté de su parte, para que se haga, se levante Mi templo que le he pedido"(N.M.142). Es el templo espiritual, la nueva vida, el nuevo canto, el nuevo sol para tod@s. Que no nos retrasemos más ante este llamado de nuestra Madre, Reina y Señora.

Quinta consideración: La frase que decimos todos los días en la celebración de la Misa "Mientras esperamos la gloriosa venida de Nuestro Salvador Jesucristo" nos convoca a preparar un mundo nuevo para el Señor, para todos... Hemos de ayudarle a Dios a que "la nueva Jerusalén descienda del cielo, enviada desde Dios, resplandeciente de gloria... engalanada como novia que se adorna para Su Esposo... Él enjugará las lágrimas de sus ojos y ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto... Porque Él (y Ella) acamparán con Su Pueblo... y estarán con ell@s... Y dijo Él que estaba sentado en el trono: Yo hago nuevas todas las cosas..." (Apoc 21,2-5, entresacados...). Con Él y con Ella construyamos el México que Dios y Santa María de Guadalupe esperan que levantemos con Ellos... "Amén. ¡Ven, Señor Jesús. Que la gracia del Señor Jesús esté con tod@s" (Apoc22,20-21).Apoyos Bíblicos: Mt 25, 31-46; Jn 13,34-35; 17,1-13 y 21-24.

¡Felices fiestas Guadalupanas!**Para la gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe**

12.11.2010

SALVE, ¡VIRGEN Y ESPOSA!


SALVE, ¡VIRGEN Y ESPOSA!
Salve, por Ti resplandece la dicha; Salve, por Ti se eclipsa la pena.

Salve, levantas a Adán, el caído;

Salve, rescatas el llanto de Eva.

Salve, oh Cima encumbrada - a la mente del hombre;

Salve, Abismo insondable - a los ojos del ángel.

Salve, Tú eres de veras - el trono del Rey;

Salve, Tú llevas en Ti - al que todo sostiene.

Salve, Lucero que el Sol nos anuncia;

Salve, Regazo del Dios que se encarna.

Salve, por Ti la creación se renueva;

Salve, por Ti el Creador nace Niño.

Salve, ¡Virgen y Esposa! Salve, ¡Virgen y Esposa!
Salve, Tú guía al eterno consejo;

Salve, Tú prenda de arcano misterio.

Salve, Milagro primero de Cristo; Salve, Compendio de todos sus dogmas.

Salve, Celeste escalera - que Dios ha bajado;

Salve, Oh Puente que llevas - los hombres al Cielo.

Salve, de angélicos coros - solemne portento;

Salve, de Turba infernal - lastimero flagelo.

Salve, inefable, la Luz alumbraste;

Salve, a ninguno dijiste el secreto.

Salve, del docto rebasas la ciencia;

Salve, del fiel iluminas la mente.

Salve, ¡Virgen y Esposa! Salve, ¡Virgen y Esposa!

12.10.2010

ROSAS A LA VIRGEN DE GUADALUPE.



GRACIAS..POR..EXISTIR

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

Santa María de Guadalupe: Liberadora de nuestros males y promotora de nuestras personas. Libera al Obispo Zumárraga y a sus servidores de sus prejuicios y los promueve.Hemos estado viendo las acciones de María a favor de Juan Diego; hoy veremos las que hizo a favor de fray Juan de Zumárraga y sus servidores. Pidámosle a Ella nos enseñe, como a ellos, a quitar nuestros prejuicios y falsas valoraciones respecto a otr@s y convertirnos en verdaderos servidores, aun de aquéll@s que son diferentes a nosotros.

En la primera entrevista con Juan Diego, el Obispo, "habiendo oído toda su narración, su mensaje como que no lo tuvo por cierto. le dijo: 'Otra vez vendrás.'" (N.M. 44-45). No era fácil creerle a un indígena en ese tiempo y el Obispo estaba contaminado de ese prejuicio. Pidámosle a nuestra Madre nos libre de vivir prejuiciando a los demás. Madre, que nos aceptas como somos; ayúdanos a aceptar que somos diferentes todos.

Segunda consideración: Cuando Juan Diego fue por segunda vez con el Obispo éste siguió desconfiando, le pidió alguna señal y les dijo a sus servidores que siguieran a Juan Diego, "que lo observaran, a quién veía, con quién halaba."(N.M. 82). Y contagió con la duda a sus servidores, que acordaron tratar mal a Juan Diego. Pidámosle al Señor, que bien nos conoce a todos, que tengamos una mirada y un corazón limpio para con l@s demás.

Tercera consideración: Cuando Juan Diego fue con el Obispo para llevarle la señal "les suplicó -a los servidores- que le dijeran al Obispo cómo deseaba verlo, pero ninguno quiso; fingían que no le entendían. o porque los importunaba." (N.M. 148-149).Los servidores ya estaban contagiados por el prejuicio del Señor Obispo y obraron en consecuencia. Pidamos que no pase esto ya nunca más entre los que Dios ha puesto como pastores y apoyo del pueblo humilde.Cuarta consideración: Con el milagro de las flores y la estampación de la imagen de María en el ayate de Juan Diego, el Obispo se convirtió: "El gobernante Obispo y los que allí estaban se arrodillaron, la admiraron mucho. se afligieron. Y el Obispo, con llanto, con tristeza, le rogó, le pidió perdón." (N.M. 185-187). Esto engrandeció la figura del Obispo. Y Dios y María pudieron seguir haciendo la obra que tenían planeada.

Quinta consideración: Gracias a María y a la intervención de Juan Diego el Obispo cambió de parecer y le dijo a éste: "Anda, vamos a que muestres dónde es la voluntad de la Reina del Cielo que le erijan Su templo. Los mismos servidores, después de saber el lugar, acompañaron a Juan Diego, no lo dejaron ir solo sino que lo acompañaron a su casa -para ver al tío.-" (N.M. 192. 196).Contemplemos la acción redonda y salvadora, tan promotora, de María, nuestra Madre, que los ayudó a todos a aceptarse y quererse como hermanos.Apoyos bíblicos: Salmos 103 (104) y 113 (112); Carta a Filemón 1 Jn 4, 7-21. Para gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe.

12.08.2010

Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!



Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!

Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único Redentor nuestro.Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a Ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todo nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y Madre nuestra.Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena felicidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa.Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los Obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorgue abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los misterios de Dios.Concede a nuestros hogares la gracia de amar y de respetar la vida que comienza, con el mismo amor con el que concebiste en tu seno la vida del Hijo de Dios. Virgen Santa María, Madre del Amor Hermoso, protege a nuestras familias, para que estén siempre muy unidas, y bendice la educación de nuestros hijos.Esperanza nuestra, míranos con compasión, enséñanos a ir continuamente a Jesús y, si caemos, ayúdanos a levantarnos, a volver a El, mediante la confesión de nuestras culpas en el Sacramento de la Reconciliación, que trae sosiego al alma.Te suplicamos que nos concedas un amor muy grande a todos los santos Sacramentos, que son como las huellas que tu Hijo nos dejó en la tierra.Así, Madre Santísima, con la paz de Dios en la conciencia, con nuestros corazones libres de mal y de odios podremos llevar a todos la verdadera alegría y la verdadera paz, que vienen de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que con Dios Padre y con el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos, Amén.

La historia de Santa María de Guadalupe


La historia de Santa María de Guadalupe

Abogado Herminio José Piña Valladares (*)
En nuestro país, celebramos solemnemente las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac del 9 al 12 de diciembre de 1531. Los mexicanos tenemos una gran devoción y amor a nuestra Madre del cielo en la advocación de Santa María de Guadalupe.
La primera aparición tuvo lugar el sábado 9 de diciembre, cuando Juan Diego Cuauhtlatoatzin venía de Tulpetlac a Santiago Tlatelolco para oír misa en honor de la Virgen María. Al amanecer llegó al Cerro del Tepeyac y al pasar por el lugar oyó una música semejante al canto de muchos pajarillos, se detuvo a oírla; la música cesó y oyó entonces una voz que venía de lo alto que lo llamaba diciendo: "Juanito, Juan Dieguito".
Se atrevió Juan Diego a ir donde lo llamaban y, al llegar a la cumbre del cerro, vio a una Señora de singular hermosura, de pie entre las rocas, cuya vestidura irradiaban resplandores.
La Virgen entonces le dijo: "Sabe y ten entendido, tú el más pequeño de mis hijos, que soy la siempre Virgen María, Madre de Dios verdadero, por quien se vive". Y también le señaló: "Deseo vivamente que se me erija aquí una casita de oración, para en ella mostrar y dar todo mi amor, compasión, auxilio y defensa a ti y a todos ustedes, oír allí sus lamentos y remediar todas sus miseria, penas y dolores". Juan Diego obedeció inmediatamente; al acudir al obispo fray Juan de Zumárraga éste escuchó atentamente el mensaje que llevaba y le pidió alguna señal para comprobar la autenticidad de su testimonio acerca de la Señora del Cielo.
Como su tío Juan Bernardino estaba muy enfermo, el día 12 de diciembre Juan Diego salió muy de mañana a buscar a un sacerdote para que le diera los auxilios espirituales a su tío. Aunque tenía muy presente que la Virgen lo había citado, quiso cumplir primero el importante deber de pedir la atención del enfermo y, por tal motivo, comenzó a rodear el Cerro del Tepeyac por la ladera que mira al Oriente; pero en ese momento vio a la Señora del Cielo, quien le dijo con palabras maternales: "Oye y ten entendido, hijo mío, el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón, no temas esa enfermedad... ¿No estoy aquí que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene, ni te inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá de ella. Puedes estar seguro de que ya sanó".
Estas palabras produjeron en Juan Diego un gran consuelo, por lo que le pidió la señal que le solicitó el señor Obispo. La Virgen entonces le dijo que subiera a la cumbre del cerrito y que cortara las flores que allí encontraría. Juan Diego subió y encontró en la cumbre del Tepeyac un jardín florido en el que habían brotado las más variadas rosas y se puso a cortar cuantas pudieron caber en su tilma. Enseguida bajó donde la Virgen estaba y le mostró las flores, entonces le mandó que se las presentara al señor Obispo y le contara dónde las había tomado y le dijera que era la señal esperada. Juan Diego, sorteando algunas dificultades, llegó delante del Obispo, le contó todo lo sucedido, así como la enfermedad de su tío y la promesa de su salud, y le repitió fielmente el mensaje de la Santísima Virgen. Al extender su ayate, se esparcieron por el suelo las diferentes rosas que traía y, ante la vista de todos los presentes, apareció en la tilma la bellísima imagen de la siempre Virgen Madre de Dios, la cual se conserva intacta, llena de vida y color, en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.
En este mes de diciembre, recordemos que Dios quiso dejar esta preciosa imagen de la Virgen de Guadalupe. Recordemos la expresión del papa Juan Pablo II: "María es la estrella de la evangelización".
Este hermoso mensaje guadalupano nos hace reflexionar a los yucatecos, a todos los mexicanos y a la humanidad entera que la Virgen Santa María de Guadalupe es nuestra Madre, para que construyamos caminos de justicia y de paz, y aprendamos a amarnos como hermanos.
-----

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

Santa María de Guadalupe: Liberadora de nuestros males y promotora de nuestras personasMaría, liberada por Dios del pecado original y promovida a la máxima Santidad.En el recorrido que hemos venido haciendo de cómo María, nuestra Madre, nos libera de muchas situaciones y problemas que nos duelen o angustian y de cómo nos promueve, vislumbramos un poder y un amor que están más allá de las posibilidades de cualquier humano normal.Es que Dios hizo maravillas en María como en ninguna otra creación suya. Hoy admiraremos el inicio de estos dones y regalos de Dios a María en esta fiesta de su concepción sin pecado original.

Primera consideración: La elección divina de la "Doncella de Nazaret", la anunciada por Isaías en el Antiguo Testamento para ser Madre del Mesías (7, 14), tenía que ser, de parte de Dios, muy bien pensada, anunciada, realizada, para que el mundo pudiera darse cuenta del tamaño del amor del Padre para con Ella y para que Ella llegara a ser plenamente Madre del Verbo Eterno, Hijo del Padre. Alabemos esta elección divina y la realización tan perfecta que efectuó en María.Jaculatoria: Bendito sea Dios, autor de tanta grandeza, y bendita sea la Virgen sin pecado original.

Segunda consideración: Llegado el tiempo cercano a la venida del Mesías, Dios realizó la concepción de María sin pecado original, con la colaboración de Joaquín y Ana que fueron los padres más felices de toda la tierra al tener a tal Hija Inmaculada. Alabemos a Dios y a los padres de María.

Tercera consideración: En la narración original de las apariciones de María en el Tepeyac, Ella se presenta ante Juan Diego como "la perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del Verdaderísimo Dios." (N.M. 26). La virginidad espiritual incluye la liberación del pecado original. Ninguna contaminación de pecado hubo en Ella desde el inicio de su existencia para que fuera perfecta e íntegra colaboradora como Madre de la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Glorifiquemos a Dios por este plan que nos manifiesta su amor y su poder.

Cuarta consideración: Cuando la Virgen envía a Juan Diego con el Obispo Zumárraga con la orden de que éste le hiciera su casa, le dijo: ". de nuevo dile que Yo, personalmente, la siempre Virgen Santa María, Yo, que Soy la Madre de Dios, te mando" (N.M. 62). Su carta de presentación ante el Obispo no puede ser más fuerte: Madre de Dios y siempre Virgen, desde su concepción. Nadie como Ella. Agradezcamos a Dios este don suyo para María y porque es nuestra Madre para nosotros.

Quinta consideración: La Iglesia siempre consideró a María como libre del pecado original desde su concepción. Y para que no quedara duda, Ella misma así lo proclamó de una manera clarísima a Santa Bernardita en Lourdes, Francia, en 1854.El Dogma de fe de esta verdad está avalado por Ella misma. ¡Qué maravilloso el Espíritu Santo que va permitiendo que su Iglesia profundice la verdad revelada!Demos gracias por María, por su Santísimo Hijo y por nuestra Madre Iglesia.Apoyos bíblicos: Salmo 45 (44); Efesios 1, 3-12; Lc 1, 26-38 y 46-55.

** Para la gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe.

12.07.2010

GRACIAS VIRGEN SANTISIMA

SANTISIMA VIRGEN GRACIAS POR ESTAR AMI LADO POR ESTE NUEVO AÑO DE MI VIDA NUNCA ME DEJES MADRE DEL CIELO



Docenario guadalupano


Docenario guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

Santa María de Guadalupe: Liberadora de nuestros males y promotora de nuestras personas. Cómo nos libera y promociona nuestra Madre En nuestras relaciones personales siempre es muy importante considerar cómo fuimos educados, cómo las personas nos ayudaron en nuestros estudios, cómo nos atendieron en algún problema o enfermedad. En nuestras interrelaciones es como nos vamos formando. La relación entre las Personas Divinas es lo que las define como tales Personas. Aprendamos de María sus modos de relacionarse con nosotros; es la clave para la nueva evangelización.María nos atiende con "Todo su amor personal" (N.M. 28). Una característica muy de María es que Ella se nos da en el cariño y amor que nos entrega; no puede hacerlo de otro modo. Es la íntima de Dios, de las Tres Personas Divinas. Aprendamos de Ella a dar. Santa María de Guadalupe, nuestra Madre espiritual; acógenos en Tu regazo, Madre sin igual.


Segunda consideración: María nos acoge protegiéndonos y auxiliándonos. Toda mamá está vuelta hacia sus hij@s, dispuesta todo por ell@s. Ella nos protege de nosotr@s mism@s en cuanto a malas inclinaciones y actitudes pero también del maligno, y nos auxilia de modo claro e incondicional. Es nuestra Gran Maestra espiritual.

Tercera consideración: Nuestra Madre Amable nos trata con suavidad y dulzura. Pensemos cómo habrá tratado a Jesús, a San José, a sus propios papás. Sintamos que Ella nos toca el corazón y las fibras íntimas de nuestro ser con la suavidad con que habrá tocado las flores que le dio a Juan Diego: ". y cuando las vio con sus venerables manos las tomó y luego se las puso juntas en el hueco de su ayate." (N.M. 135-136). Dejemos que nos tome entre sus manos benditas.

Cuarta consideración: María nos alienta y apoya con energía como lo hizo con Juan Diego en el momento en que él ya no quería volver con el Obispo. Le dijo: "Es muy necesario que tú personalmente vayas, ruegues, que por tu intercesión se realice mi voluntad." (N.M. 59). Ella nos enseñará a no quedarnos paralizados por temores, complejos. Siempre nos promueve y nos dará la mano. Hagámoslo así con quienes nos necesiten.

Quinta consideración: Santa María, Reina y Señora del universo, nos manda y apoya con su poder, Dios le dio poder para que lo use a favor nuestro. ¡Y vaya que lo hace! Allí está la prueba en la gran señal que le dejó al Obispo con las flores que le mandó. En cuanto al mismo le dijo a Juan Diego: "Y de mi parte hazle saber, hazle oír mi querer, mi voluntad, para que haga el templo que le pido." (N.M. 61). Por eso le decimos con razón: Bajo tu amparo nos acogemos.

12.06.2010

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano
Santa María de Guadalupe: liberadora y promotora de nuestras personas.Ella nos ayuda a liberarnos de las dificultades de la vida y nos enseña a superarlas. Hemos visto los días pasados algunos tipos de acciones liberadoras y promotoras de nuestra Madre para con nosotros. Sigamos profundizando en algunas otras más. Ella nos ayudará a vencer lo que se nos vaya presentando como obstáculo para seguir al Señor.Estamos rodeados de la naturaleza que nos ayuda a vivir normalmente. Pero hay veces que se interpone para lograr lo que queremos. Así le parecía a Juan Diego que le iba a suceder en el Tepeyac, "puesto que en la cumbre del cerrito no era lugar en que se dieran ningunas flores, sólo abundan los riscos, abrojos, espinas, nopales, mezquites" (N.M. 132). Esto no fue dificultad para la Virgen que le cumplió a Juan Diego darle flores en ese lugar. Ella tiene poder de parte de Dios para usarlo en nuestro bien. Confiemos en Ella. Santa María de Guadalupe, Flor de Dios del Tepeyac; cambia mis penas en rosas, Madre que sabes amar.

Segunda consideración: En nuestra vida las dificultades de la naturaleza son por el tiempo. Que si hay huracanes, que si nos llegó la gripa. En el tiempo de las Apariciones "entonces era el mes de Diciembre en que todo lo come, lo destruye el hielo." (N.M. 133). Una dificultad más que vencen Dios y María para darnos la señal grandiosa de las flores en el Tepeyac. Ellos nos enseñan a vencer nuestras dificultades y las que nos causa la naturaleza.

Tercera consideración: A veces las dificultades nos vienen por la falta de medios necesarios para alguna cosa. Esto nos provoca inseguridades y acciones imprevistas como cuando Juan Diego se encontró enfermo a su tío Juan Bernardino y tuvo que buscarle auxilio corporal y espiritual (N.M. 96-99). Si damos los pasos convenientes, Dios y María nos ayudarán a salir de esos aprietos.

Cuarta consideración: De vez en cuando las dificultades se nos presentan porque otros nos las provocan. En esos casos también Dios y María nos dan la mano y nos ayudan a perdonar. Así le pasó a Juan Diego cuando los servidores del Obispo "determinaron que si otra vez regresaba lo agarrarían y lo castigarían." (N.M. 87). Dios y María no permitieron que eso pasara y acreditaron a Juan Diego ante el Obispo Zumárraga.

Quinta consideración: En algunas ocasiones nuestras penas son lógicas pues ofendimos a nuestr@s herman@s directamente o al mismo Dios con nuestras actitudes, ingratitudes, dudas; esto nos hace andar tristes, serios, meditabundos o angustiados. Así se lo expresa Juan Diego a la Virgen: "Con pena angustiaré Tu rostro, Tu corazón. te hago saber, Muchachita mía, que un siervo Tuyo, tío mío, está muy grave." (N.M. 111). Ella lo escucha, consuela y le promete darle la salud al tío. Ella siempre estará de nuestro lado para ayudarnos y darnos nuevas esperanzas y alternativas.

12.05.2010

Docilidad.


Docilidad.
Los buenos niños son dóciles a sus padres. Por eso si nosotros buscamos la infancia espiritual, tenemos que ser dóciles con Dios, nuestro Padre del Cielo.
Todo consiste en cumplir la voluntad de Dios, es decir, en hacer coincidir nuestra voluntad con la de Dios; adaptar nuestro querer, al querer divino.
Cuando más realicemos esto en nuestra vida, tanto más seremos agradables a los ojos de Dios, porque un niño obediente es la delicia de sus padres y el orgullo de la familia, y así si somos obedientes a Dios, Él y la Virgen estarán más que felices con nosotros y nos concederán toda clase de bienes y favores.
Recordemos que la escritura dice que el hombre obediente cantará victoria, Y recordemos también que todo pecado es una desobediencia a Dios.
Entonces, cuanto más obedientes seamos a la voluntad de Dios, a los Mandamientos, a las enseñanzas del Evangelio y de la Iglesia, a nuestros deberes de estado y a nuestra vocación; tanto más seremos santos y lograremos más perfectamente la infancia espiritual.
Debemos esforzarnos por obedecer en todo a Dios, no solo en las cosas grandes e importantes, sino en las cosas de todos los días.
Cuando tengamos una inspiración de Dios, tratemos de seguirla y ser fieles a ella, porque si somos fieles, el Señor nos irá confiando misiones cada vez más grandes e importantes, ya que Dios confía en sus hijos obedientes y los trata como a verdaderos amigos suyos.

Docenario guadalupano



Docenario guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

María de Guadalupe: Liberadora de nuestros males y promotora de nuestras personas.María nos libera de nuestras falsas interpretaciones y concepciones.Los días anteriores hemos estando viendo cómo María ha ayudado a tantas personas, en especial a los indígenas contemporáneos de Juan Diego, a liberarse de una falsa concepción sobre Dios. Hoy veremos cómo nos libra de otro tipo de interpretaciones erróneas respecto a tópicos que son importantes para nosotros, pero que a lo mejor nos quitan la paz y nos perturban. Pidámosle al Espíritu Santo su gracia para que seamos más libres al estilo de Jesús.

Primera consideración: María nos libera de la absolutización que hacemos respecto a nuestra salud como hizo con Juan Diego que le decía: "Está muy grave un servidor Tuyo, mi tío." (N.M. 111). Ella nos enseña a ver que hay cosas más importantes que una enfermedad.Jaculatoria: Santa María de Guadalupe, Madre nuestra espiritual; acógenos en Tu regazo, Madre sin igual.

Segunda consideración: María nos libra de nuestras angustias y aflicciones como la que tuvo San Juan Diego con la enfermedad del tío que le hizo pensar: "Que primero nos deje nuestra tribulación; que antes yo llame de prisa al sacerdote religioso: mi tío no hace más que aguardarlo." (N.M. 102). Y la Virgen, por poco, se queda sin darle la señal a Juan Diego.

Tercera consideración: María nos ayuda a liberarnos del temor a la muerte, como en el caso de Juan Bernardino: "Estaba seguro que ya era el tiempo, ya el lugar de morir, ya no se curaría." (N.M. 98). Sin embargo, Ella misma lo fue a curar a Tulpetlac, lugar en que se le apareció y lo curó.

Cuarta consideración: María nos ayuda a liberarnos de pensar mal de nuestr@s prójim@s. Así lo hizo cuando los servidores del Obispo Zumárraga "le fueron a contar. le metieron en la cabeza -al Obispo- que no le creyera. que nomás les contaba mentiras. que nada más inventaba lo que venía a decirle." (N.M. 86). Ya después de confirmada la señal hasta ayudaron a Juan Diego.

Quinta consideración: María nos dice a tod@s lo que le dijo a Juan Diego en el Tepeyac antes de darle las flores: "Escucha, ponlo en tu corazón, hijo mío el menor: es nada lo que te espantó, lo que te afligió; que no se perturbe tu rostro, tu corazón. No temas esta enfermedad ni ninguna otra cosa punzante, aflictiva." (N.M. 118). Hoy nos podemos quedar muy tranquil@s porque Ella nos ama y está al pendiente de lo que nos pasa como lo hizo con él. Démosle gracias, muy de corazón.Apoyos Bíblicos.- Sabiduría 9, Salmo 111 (110), Mt 11, 25-30

* Para la gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe.

12.04.2010

’Monstra Te esse Matrem’, Oh Virgen Inmaculada


’Monstra Te esse Matrem’, Oh Virgen Inmaculada.
Muéstrate Madre tierna y con premura por los habitantes de esta tu ciudad, para que el auténtico espíritu evangélico los anime y oriente sus comportamientos.
Muéstrate Madre y guardiana vigilante de Italia y Europa, para que de las antiguas raíces cristianas los pueblos sepan tomar la linfa para construir su presente y su futuro.
Muéstrate Madre próvida y misericordiosa por el mundo entero, para que, respetando la dignidad humana dignidad y rechazando toda forma de violencia y de explotación, se coloquen bases sólidas para la civilización del amor.
Muéstrate Madre especialmente de aquellos que tienen más necesidad: de los indefensos, de los marginados y los excluidos, de las víctimas de una sociedad que a menudo sacrifica al hombre por otros fines e intereses.
Muéstrate Madre de todos, oh María, y danos a Cristo, la esperanza del mundo.
’Monstra Te esse Matrem’, oh Virgen Inmaculada, llena de gracia! ¡Amén!”.

Benedicto XVI . Homenaje a la Inmaculada. 8 de diciembre de 2006

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

María de Guadalupe: Liberadora de nuestros males y promotora de nuestras personasMaría nos viene a liberar a través de "Su mirada compasiva" (N.M. 29)Tras presentarnos a Dios, la Virgen nos dice en el Tepeyac que quiere manifestarnos Su amor compasivo. Reflexionemos Sus palabras tan consoladoras.

Primera consideración: En la revelación que María hace de Sí misma en el Tepeyac le dice a Juan Diego que nos dará a Dios "en Su mirada compasiva" (N.M.28b) como haciéndose eco de las palabras de Dios a Moisés en el desierto: "He visto la opresión de Mi pueblo"(Ex.3,7). Agradezcamos este plan a Dios, y a Ella, Su realización tan materna.Jaculatoria: Santa María de Guadalupe, nuestra Madre espiritual; acógenos en Tu regazo, Madre sin igual.

Segunda consideración: Ella viene a "escuchar nuestro llanto, nuestra tristeza" (N.M.32a). Ella es muy capaz de escucharnos; le damos gracias por esta atención tan personal y materna.

Tercera consideración: María le dice a Juan Diego que viene "a curar, a remediar, nuestras diferentes penas, miserias y dolores" (N.M.28b). Esta verdad tan honda vemos que la cumple muy cabalmente con nosotros. ¡Cuántos somos testigos de Su acción liberadora y benefactora para nosotros! ¡Bendita Ella, la Llena de gracia, y el Fruto Bendito de Su vientre..!

Cuarta consideración: María nos dice que desde el Tepeyac ejercerá Su acción liberadora. Ella acentúa esta verdad: "Les dirás a los que a Mí clamen, a los que me busquen que allí les escucharé." (N.M.31-32). Dios eligió al Tepeyac como otra tierra Santa.¡Qué honor y qué responsabilidad para nosotros..! Aprovechemos estos dones de Dios y de María.

Quinta consideración: La Virgen le encomienda a Juan Diego que vaya con el Obispo para decirle "cómo mucho deseo que aquí, me provea de una casa, me erija en el llano Mi templo. Allí les escucharé a los que a Mí clamen, a los que me busquen, a los que confíen en Mí" (N.M.33b, 31 y 32). Nuestra Madre quiere atendernos personalmente, por eso Dios quiso ponerle Su casa nada menos que en el Tepeyac. ¡Vaya noticia para toda América..! Pero si no la amamos y no confiamos en Ella no puede haber respuesta, nosotros se la impedimos. Agradezcamos tanto bien recibido.Apoyos Bíblicos: Mateo 4, 23-25; Marcos 7,31-37 Hechos3,1-11

**Para gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe**

ROSAS ALA VIRGEN

a la Inmaculada


oracion


12.03.2010

Docenario guadalupano



Docenario guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

María de Guadalupe nos viene a servir y a liberar de nuestras tinieblasLos días anteriores comenzamos a ver cómo Dios y María actuaron en el inicio del Acontecimiento Guadalupano para dar un destino al pueblo elegido y asentarlo en lo que hoy es la ciudad de México. En las sesiones siguientes veremos los aportes que nos hacen Ellos desde la perspectiva de nuestra liberación y promoción personal y como pueblo.Hoy, en este día, celebramos al gran misionero San Francisco Javier, que ayudó a muchísimos en el Oriente para salir de sus tinieblas y aceptar al verdadero Dios y a María como Madre espiritual. Fue el patrono de nuestra universidad jesuita de Mérida de 1624 a 1767. Este día, además, iniciamos la novena en honor de la Virgen. Nos unimos a tod@s l@s devot@s de María que en muchas partes del mundo se dirigen a Ella, por estos días, con más emoción y devoción.


Primera consideración: María de Guadalupe nos viene a dar una visión acertada de Dios para quitarnos las tinieblas de Su desconocimiento, de interpretarlo mal. Quiere "mostrarnos a Dios, a ensalzarlo, a manifestárnoslo delante de nuestros ojos y corazón.(N.M. 27)". Gracias, Madre nuestra, por traernos Al Verdadero Dios.Jaculatoria: Dios Creador, Padre y Señor del universo; ayúdanos a conservar Tu hermosa obra para nuestro bien.

Segunda consideración: María nos dice que "Dios es por Quien vivimos"(N.M. 26b). Pensemos y sintamos que es el Autor de nuestra vida, y el que nos sostiene en ella. Sin Él, imposible vivir. Agradezcámosle Su amor personal y la vida que nos ha dado.

Tercera consideración: Ella nos dice que Dios "es el Creador de las personas, de los rostros y corazones", como decían los nahuas en aquella época (N.M. 26c). Esto significa que es Quien nos promueve para que seamos, cada un@, quien tenemos que ser según nuestras propias cualidades personales heredadas, recibidas o conseguidas por nosotr@s mism@s. Nadie como Él para satisfacernos. Ella le ayuda a que seamos personas desarrolladas plenamente.

Cuarta consideración: María nos presenta a Dios como "el que vive cerca de nosotros "(N.M. 26d), como rodeándonos de Su presencia. No hay fatalismo en nuestras vidas, Él nos cuida, protege y acompaña en el camino de nuestra vida. Y Nuestra Madre le ayuda con Su apoyo materno para con nosotros. Ella también nos es plenamente cercana a nosotr@s. Démosle gracias.

Quinta consideración: María nos dice que Dios "es el Creador del cielo y de la tierra" (N.M. 26e). Gracias a Él podemos gozar de este universo maravilloso que queremos salvar de su destrucción. Apoyemos todas las campañas para conservar nuestro medio ambiente.Apoyos Bíblicos: Éxodo 3,1-15; Jn 8,42-47 y 17,3-8.Terminar esta sesión con el Credo ó el Gloria de la Misa.

**Para la gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe**

12.02.2010

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano

Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita
María de Guadalupe: liberadora y promotora de nuestras personas. Dios interviene a favor de su pueblo.
Por los que no leyeron ayer mi advertencia para este Docenario de estos días: será más sintético y relacionado de alguna manera con los acontecimientos del Bicentenario y Centenario: una vista a cómo Santa María de Guadalupe nos ayuda a vivir promoviendo personas y cambios sustanciales para el bien de todos. Como de costumbre, fundamentado principalmente en el Nican Mopohua, al que hago referencia poniendo sus siglas N.M. y la numeración correspondiente. Serán reflexiones breves dada la cantidad de asuntos, fotos y artículos que salen en este periódico durante estos días guadalupanos. Gracias.

Primera consideracion

Dios convoca a un grupo étnico, los aztecas, localizados en la costa norte del Océano Pacífico de nuestro territorio nacional, para iniciar Su Alianza tan singular para todos los habitantes de América. Alabemos la infinita y sabia Providencia de Dios. Jaculatoria: Dios-Amor, Sabiduría Infinita, que nos escogiste para hacer Alianza con nosotros, ayúdanos a vivir esta elección de acuerdo a tus planes para con nosotros.


Segunda consideración: El pueblo elegido, como el de Israel, hace una larga peregrinación hasta llegar a la tierra prometida: un islote, en medio de un gran lago, en donde encontraron la señal: el águila devorando a la serpiente. Alabemos a Dios que cumple sus promesas.


Tercera consideración: El pueblo azteca se asienta en el islote, elegido por Dios, en medio del lago y funda la gran Tenochtitlán. Desde allí comienza a hacer sus grandes conquistas y se va convirtiendo en el poder más grande de América del Norte. Esto preparará la venida de Jesús y de María a nuestro territorio y a la gran América. Oremos por toda América.


Cuarta consideración: Dios hace una Alianza nueva con la humanidad al mandar a Jesús, con María, al cerro del Tepeyac. Nos hace saber, a través de Ella, cuánto nos ama y se preocupa por nosotros y cuánto espera de nosotros. Agradezcámosle este amor tan profundo y promotor.

Quinta consideración: María, a través de su amor personal y todo su cariño de Madre, nos vino a traer al verdaderísimo Dios por quien vivimos, al que está cerca y junto de nosotros (N.M. 26a). Nos vino a pedir su casa para estar entre nosotros (N.M. 26b), darnos a Jesús y formarnos como pueblo solidario y transformador de la historia. Alabemos y glorifiquemos con mucho amor y agradecimiento a María, Madre de Jesús y Madre nuestra.
Apoyos bíblicos: Éxodo, capítulo 40 (todo); Josué 5, 10-12 y 21, 43-45; Lc 2, 22-40.

12.01.2010

DOCENARIO GUADALUPANO




Docenario guadalupano

POR EL PADRE JOAQUÍN GALLO REYNOSO, SACERDOTE JESUITA
María de Guadalupe: Liberadora y Promotora de nuestras personas
Un saludo cordial a quienes vayan a hacer uso de este docenario. Durante el año tuvimos diferentes oportunidades de reflexionar en dos tópicos recurrentes: al principio, sobre el sacerdocio debido al Año Sacerdotal, y después, sobre la presencia de Nuestra Reina y Madre, Santa María de Guadalupe, en los acontecimientos de la Independencia y la Revolución: celebramos así el bicentenario de aquella y el centenario de ésta.
En las consideraciones que ofreceré en estos días, para no desligarnos del último proceso vivido, me estaré fijando en las perspectivas de la liberación, la promoción humana y cristiana y los derechos humanos que brotan, por aquí y por allá, en este Acontecimiento Guadalupano, tan liberador y tan promotor de personas. Ante un México tan convulsionado por tantas barbaridades, Santa María de Guadalupe y el relato original de las Apariciones, el Nican Mopohua, nos ofrecerán perspectivas para colaborar en la transformación positiva de nuestro país, de nuestro Estado y de nuestra ciudad. A orar, pues, y a trabajar con Santa María de Guadalupe, Madre, Cuna, Promotora y Liberadora de nuestro país. Las consideraciones serán muy breves dada la cantidad de material Guadalupano que el Diario de Yucatán ofrece en estos días. Les recuerdo que las siglas N.M. y numeraciones que pongo son del Nican Mopohua.
Día primero: El Verdaderísimo Dios tiene la iniciativa del Acontecimiento Guadalupano.

Primera consideración: Dios tiene la iniciativa de la creación del universo, tanto de las personas y animales como de otros elementos naturales. El centro de todo el universo es y será Jesucristo por voluntad del Padre.
Jaculatoria: Reina de la creación: Ayúdanos a cuidarla; y a encontrarnos, por ella, con Dios.

Segunda consideración: Dios crea a los ángeles, primeros seres libres, pensantes y espirituales que estarán al servicio del Señor Jesús, de Su Madre y de nosotros@s...

Tercera consideración: Dios crea al hombre y a la mujer a Su imagen y semejanza. Nos encomienda la creación para que la compartamos todos con todos y nos revela que, en Cristo, todos somos hermanos.

Cuarta consideración: Dios, Dador de vida, establece con la humanidad Alianzas fundamentales: la más importante y central es la hecha a través del Señor Jesús y Su misterio Pascual: vida, pasión, muerte, Resurrección y Glorificación del mismo Señor.

Quinta consideración: En todo el grandioso plan de salvación de Dios está presente María, Madre de Jesús y Madre nuestra. Este plan Divino incluye de manera sorprendente al Acontecimiento Guadalupano en donde María nos trae, para darnos, a Jesús, y se queda entre nosotros desde 1531 para ayudarnos a construir la civilización del amor y construir un mundo nuevo para todos. Demos gracias a Dios y a Ella por estos designios y realizaciones.
Apoyos Bíblicos: Génesis 1(todo) y 2,1-4 Salmo 104(103) Ef 1, 3-14; Jn 17,21-24 ** Para la gloria de Dios y de Santa María de Guadalupe¨**

11.24.2010

Celebrar el Adviento


Celebrar el Adviento significa despertar a la vida la presencia de Dios oculta en nosotros.

Para ello hay que andar un camino de conversión, de alejamiento de lo visible y acercamiento a lo invisible.
Andando ese camino somos capaces de ver la maravilla de la gracia y aprendemos que no hay alegría más luminosa para el hombre y para el mundo que la de la gracia, que ha aparecido en Cristo.

El mundo no es un conjunto de penas y dolores, toda la angustia que existe en el mundo está amparada por una Misericordia amorosa, está dominada y superada por la benevolencia, el perdón y la salvación de Dios.

Quien celebre así el Adviento podrá hablar con derecho de la Navidad feliz, bienaventurada y llena de gracia. Y conocerá cómo la verdad contenida en la felicitación navideña es algo mucho mayor que ese sentimiento romántico de los que la celebran como una especie de diversión de carnaval.
Benedicto XVI. Adviento 2006

ALABANZAS A MARÍA SANTÍSIMA, VIRGEN DEL ADVIENTO


ALABANZAS A MARÍA SANTÍSIMA, VIRGEN DEL ADVIENTO
¡Oh Santísima Virgen María! sea una y mil veces bendito vuestro purismo seno, en que por nueve meses hizo su morada el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría. ¡Oh Santísima Virgen María! sea una y mil veces bendito vuestro maternal regazo en que reposó y durmió dulcemente el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.
¡Oh Santísima Virgen María! sean una y mil veces benditos vuestros santísimos brazos, que llevaron, abrazaron y tiernamente estrecharon al Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.
¡Oh Santísima Virgen María! sean una y mil veces benditas vuestras hermosísimas manos, que acariciaron y cuidadosamente sirvieron al Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.
¡Oh Santísima Virgen María! sean una y mil veces benditos vuestros ojos virginales que con tanto deleite se recrearon contemplando el rostro del Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.
¡Oh Santísima Virgen María! sean una y mil veces benditos vuestros oídos castísimos, que con tanta frecuencia oyeron el dulce nombre de Madre de la boca del Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.
¡Oh Santísima Virgen María! sean una y mil veces benditos vuestros candidísimos labios, que con gozo inexplicable imprimieron tiernos besos en el Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.
¡Oh Santísima Virgen María! sea una y mil veces bendita vuestra lengua angelical, que sin cesar alabó y llamó hijo querido al Hijo de Dios, hecho hombre por dar salud a mi alma. Avemaría.

11.22.2010

LA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA


ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN
Postrado ante vuestro acatamiento, ¡Oh Virgen de la Medalla Milagrosa!, y después de saludaros en el augusto misterio de vuestra concepción sin mancha, os elijo, desde ahora para siempre, por mi Madre, Abogada, Reina y Señora de todas mis acciones y Protectora ante la majestad de Dios.
Yo os prometo, Virgen Purísima, no olvidaros jamás, ni vuestro culto ni los intereses de vuestra gloria, a la vez que os prometo también promover en los que me rodean vuestro Amor.
Recibidme, Madre tierna, desde este momento y sed para mí el Refugio en esta vida y el sostén a la hora de la muerte. Amén



ANVERSO DE LA MEDALLA:
María Inmaculada, Madre de los hombres. María, mensajera de la ternura de Dios, se muestra en pie. Viene hacia nosotros con las manos abiertas y en actitud de acogida. María es la sin pecado. Por eso aplasta la cabeza de la serpiente.

Se lee una oración "Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos". Nos da a conocer que es la Inmaculada Concepción.




REVERSO DE LA MEDALLA:
El proyecto de amor de Dios hacia los hombres. La M coronada por la Cruz: María esta íntimamente unida al misterio de la Pasión y de la Cruz de su Hijo, desde el Pesebre hasta el Calvario.
Dos corazones: el de Jesús y el de María, representan la fuerza del amor que llega hasta la entrega total. María entró plenamente en ese Misterio de Amor de nuestra redención.
Doce estrellas: Jesús estableció su Iglesia sobre el fundamento de Pedro y sus Apóstoles.
Un nuevo impulso para la difusión de la "Medalla Milagrosa" vino de San Maximiliano María Kolbe (+1941) y de los movimientos que inició o que se inspiraron en él. En 1917 adoptó la "Medalla Milagrosa" como distintivo de la Pía Unión de la Milicia de la Inmaculada, fundada por él en Roma, cuando era un joven religioso de los Hermanos Menores Conventuales.



11.20.2010

¡DIOS TE SALVE, MARÍA!


¡DIOS TE SALVE, MARÍA!

Te saludamos con el Ángel: Llena de gracia. El Señor está contigo!.
Te saludamos con Isabel:
¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¡Feliz porque has creído a las promesas divinas!
Te saludamos con las palabras del Evangelio:
Feliz porque has escuchado la Palabra de Dios y la has cumplido.
¡Tú eres la llena de gracia!
Te alabamos, Hija predilecta del Padre. Te bendecimos, Madre del Verbo Divino. Te veneramos, Sagrario del Espíritu Santo. Te invocamos; Madre y Modelo de toda la Iglesia. Te contemplamos, imagen realizada de las esperanzas de toda la humanidad.
El Señor está contigo!
Tú eres la Virgen de la Anunciación, el Sí de la humanidad al misterio de la salvación.Tú eres la Hija de Sión y el Arca de la nueva Alianza en el misterio de la Visitación.Tú eres la Madre de Jesús, la que lo mostraste a los pastores y a los sabios de Oriente.Tú eres la Madre que ofrece a su Hijo en el templo, lo acompaña hasta Egipto y lo conduce a Nazaret.Tú eres la Virgen de los caminos de Jesús, de la vida oculta y del milagro de Caná.Tú eres la Madre Dolorosa del Calvario y Virgen gozosa de la Resurrección.Tú eres la Madre de los discípulos de Jesús en la espera y en el gozo de Pentecostés.
Bendita Tú eres...!
Porque creíste en la Palabra del Señor, Porque esperaste en sus promesas, Porque fuiste perfecta en el amor. Por tu caridad premurosa con Isabel, Por tu bondad materna en Belén, Por tu fortaleza en la persecución, Por tu perseverancia en la búsqueda de Jesús en el templo, Por tu vida sencilla en Nazaret, Por tu intercesión en Caná, Por tu presencia maternal junto a la Cruz,Por tu fidelidad en la espera de la Resurrección, Por tu oración asidua en Pentecostés. Por la gloria de tu Asunción a los cielos, Por tu maternal protección sobre la Iglesia, Por tu constante intercesión por toda la humanidad.
Santa María, Madre de Dios! Queremos consagrarnos a Ti.
Porque eres Madre de Dios y Madre nuestra.Porque tu Hijo Jesús nos confió a Ti.Porque has querido ser Madre de la Iglesia.
Santa María, Madre de Dios! Nos consagramos a Ti:
Los obispos, que a imitación del Buen Pastor velan por el Pueblo de Dios.Los sacerdotes, que han sido ungidos por el Espíritu.Los religiosos y religiosas, que ofrendan su vida por el Reino de Cristo.Los seminaristas, que han acogido la llamada del Señor.Los esposos cristianos en la unidad e indisolubilidad de su amor con sus familias.Los seglares comprometidos en el apostolado. Los jóvenes que anhelan una sociedad nueva. Los niños que merecen un mundo más pacífico y humano.Los enfermos, los pobres, los encarcelados, los perseguidos, los huérfanos, los desesperados, los moribundos.
Ruega por nosotros pecadores!
Madre de la Iglesia, bajo tu patrocinio nos acogemos y a tu inspiración nos encomendamos.
Te pedimos por la Iglesia, para que sea fiel en la pureza de la fe, en la firmeza de la esperanza, en el fuego de la caridad, en la disponibilidad apostólica y misionera, en el compromiso por promover la justicia y la paz entre los hijos de esta tierra bendita.
Te suplicamos que toda la Iglesia se mantenga siempre en perfecta comunión de fe y de amor, unida a la Sede de Pedro con estrechos vínculos de obediencia y de caridad.
Te encomendamos la fecundidad de la nueva evangelización, la fidelidad en el amor de preferencia por los pobres y la formación cristiana de los jóvenes, el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, la generosidad de los que se consagran a la misión, la unidad y la santidad de todas las familias.
Ahora y en la hora de nuestra muerte!
¡Virgen Santísima, Madre nuestra! Ruega por nosotros ahora. Concédenos el don inestimable de la paz, la superación de todos los odios y rencores, la reconciliación de todos los hermanos. Te lo pedimos a Ti, a quien invocamos como Reina de la Paz. Que cese la violencia y la guerrilla. Que progrese y se consolide el diálogo y se inaugure una convivencia pacífica. Que se abran nuevos caminos de justicia y de prosperidad.
Ahora y en la hora de nuestra muerte!
Te encomendamos a todas las víctimas de la injusticia y de la violencia, a todos los que han muerto en las catástrofes naturales, a todos los que en la hora de la muerte acuden a ti como Madre. Sé para todos nosotros Puerta del cielo, vida, dulzura y esperanza, para que, juntos, podamos contigo glorificar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén!

11.13.2010

Docenario Guadalupano



Docenario Guadalupano
Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita
En la Revolución y protegidos por el manto de Santa María de Guadalupe

Estamos en el mes del centenario de la Revolución Mexicana. Un siglo de historia que condensa un período muy lleno de vida y sinsabores para México. Un esfuerzo para que muchos fueran más libres, más capacitados, con más estudios, acceso a la cultura y los bienes económicos; un siglo de inicio de nuestra democracia incipiente, interrumpida durante muchos años por el Porfiriato.
Pero una democracia muy precaria también con 70 años de un solo partido en el poder, una población empobrecida y sin cultura, una Iglesia muy sometida y buena cantidad de mártires que murieron gritando: “¡Viva Cristo Rey; viva Santa María de Guadalupe!”. Esto nos invita a preparar caminos mejores para nuestra nación. En las consideraciones de este día tendremos aproximaciones a acontecimientos de importancia que marcaron a nuestro país. Los veremos desde el Señor Jesús y Su Santa Madre.
Primera consideración: La doctrina social de la Iglesia, decadencia y fin del Porfiriato.

A finales del siglo XIX y principios del XX hubo mucha pobreza, hambre y descontento en el país pues la dictadura porfiriana se alargaba. Ante esto, y en este contexto, hubo también un crecimiento en la comprensión de lo que tenía que ser el trabajo pastoral de la Iglesia ante la evolución del trabajo industrial que iba abriendo oportunidades y causando, a la vez, enormes dificultades sociales. El papa León XIII lanzó una carta encíclica social al mundo muy famosa, llamada “Rerum novarum” —“De las cosas nuevas”— en donde invitaba a intervenir positivamente en el cambio social y estar atentos ante los problemas que iba a suscitar. Hubo muchos espacios de reflexión, congresos y otras maneras de abordar las propuestas del Papa. Esto abrió perspectivas de esperanza a quienes deseaban un cambio de esa dictadura a otra situación de más justicia en el país y convocaron a un cambio sustancial. Agradezcamos a Dios su providencia que fue inspirando un cambio que quería ser pacífico.
Segunda consideración: Los inicios de la Revolución y la presencia católica en ella.

Gracias a la conciencia católica y las reflexiones emanadas del documento del Papa, un pequeño sector de la Iglesia mexicana evolucionó hacia un pensamiento social profundo en búsqueda de la justicia que fue madurando y sirvió para redactar en la Constitución de 1917 el artículo 123 propuesto por algunos diputados ligados al pensamiento social cristiano de la Iglesia y que dio origen, entre otras cosas, a las garantías individuales. Demos gracias al Espíritu Santo porque esto fue llevando a nuestro país a conquistas sociales más profundas antes que a otros países en situaciones similares.
Tercera consideración: Dolores y muertes: la Iglesia mexicana acompañó a Cristo en su pasión.

La búsqueda de otras oportunidades para todos, en especial para los sectores populares y campesinos, llevó a los que buscaban el cambio por vía pacífica a cambiar de alternativa, a tener que defenderse con las armas, lo que suscitó situaciones de pánico en la población ante los enemigos o los que no pensaban ni actuaban igual. Esto trajo infinidad de muertos en nuestro país. Falsos amigos, líderes que se corrompieron y gente de mala entraña llevaron al país al caos. Estos días nos unimos a estos dolores, penas y barbaridades y le pedimos a Cristo doloroso, y a María, nuestra Madre llena de dolores, que se acuerden de nosotros especialmente ahora que pasamos momentos de tanta violencia y muerte.
Cuarta consideración: La persecución religiosa y los mártires mexicanos.

La Decena Trágica en que hubo tantos asesinatos y muertes de líderes y de muchas mexicanas arrastró, de coletazo, la persecución religiosa que tuvo sus momentos más dramáticos en tiempos del presidente Calles. Hubo muchos que, aun sin juicios, como el beato Miguel Agustín Pro, S.J.; sus hermanos y otras personas fueron condenados a muerte injustamente. De ese tiempo son también Santo Toribio Romo y sus 25 compañeros, el beato Anacleto González Flores y compañeros, y tantos más que no sabemos el número de todos ellos, y mucho menos el número de ellas, que murieron en su mayoría con el grito famoso: “¡Viva Cristo Rey; viva Santa María de Guadalupe!”. Nos congratulamos de tales héroes que fueron capaces de entregar su vida por seguir a Cristo hasta la muerte. A ellos recurrimos ahora con confianza para pedir para nuestra Patria los mejores tiempos que ellas buscaron y que nosotros queremos hoy para todos: paz, trabajo, bienes económicos suficientes, justicia y solidaridad para todas.
Quinta consideración: Jesús nos llama a resucitar a nuestro país.

Después de la época revolucionaria y tantos altibajos del siglo pasado ahora nos encontramos con situaciones límite que nos tienen en nuevas muertes, violencias, injusticias generalizadas y una abundante corrupción y desaliento social.Es hora de despertar con Cristo a nuevas hazañas como la que iniciaron Dios y María de Guadalupe con nosotros en los principios de lo que ahora es nuestra nación mexicana. Aprendamos de Ellos a amar y servir como sólo Ellos lo saben hacer. Unidos a nuestra Madre, escudo, bandera y emblema de nuestra Patria, y cobijados bajo su manto maternal caminemos con Ella y Jesús para que aparezca la nueva Jerusalén celestial a partir de nuestra Patria reconciliada y resucitada por Ellos.
Como apoyo extraordinario añado la oración que decimos en la misa de Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre:
Padre de misericordia, que has puesto a este pueblo tuyo bajo la especial protección de la siempre Virgen María de Guadalupe, Madre de tu Hijo, concédenos, por su intercesión, profundizar en nuestra fe y buscar el progreso de nuestra Patria por caminos de justicia y de paz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Recomiendo muchísimo los dos documentos de los obispos de México dirigidos a todas las mexicanas en relación con la inestabilidad y violencia que vivimos, del año pasado, y de la conmemoración del Bicentenario y Centenario de este año. Este último se llama “Conmemorar nuestra historia desde la fe para comprometernos hoy en nuestra Patria”.

11.12.2010

Reflexión del misterio del Santo Rosario


Reflexión del misterio del Santo Rosario
Primer misterio gozoso: "La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios".
A una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María (Lc 1, 27)
Reflexión:
El Espíritu Santo ha unido en este versículo los dos nombres más sublimes después del Nombre de Jesús, que son José y María. Y si así lo quiso el Espíritu de Dios, es porque en ello hay un gran misterio, ya que si María participa de la naturaleza de Dios, es decir, que lo que Dios es por naturaleza, María lo es por gracia; entonces, como José es el esposo verdadero de María, podemos decir que todo lo que le pertenece a la Esposa, también le pertenece al esposo. Así descubrimos que si María es la Omnipotencia Suplicante, José también participa de este poder infinito que le da su Esposa, la Virgen.
Entonces, cuando rezamos el Rosario, tengamos presente en estos misterios también a San José, que sufrió muchísimo y que tuvo la misión más alta que hombre alguno pudo y podrá tener, que es la de tutelar y sustentar al Hijo de Dios y a su Madre Santísima.
Estos esposos habían decidido vivir en castidad perfecta, por eso el texto llama dos veces a María “virgen”, dando a entender con ello que María era, fue y será siempre virgen.
Y se nos revela el nombre que, después del de Jesús, tiene más poder en el Cielo y en la tierra, es decir, el nombre de María, a cuyo sonido tiemblan los Infiernos, y huyen despavoridos los demonios. Por eso cuando rezamos el Santo Rosario, al nombrar a María, nos protegemos al amparo de este nombre bendito, por el que el Cielo derrama lluvia de gracias y de perdón para el mundo.

11.10.2010

MEDIADORA


Quien te ama, oh excelsa María, escuche esto y llénese de gozo:

El Cielo exulta de dicha,la tierra, de admiración,cuando digo: ¡Avemaría! Mientras que el mundo se aterra,poseo el Amor de Dios,cuando digo:

¡Avemaría! Mis temores me disipan,mis pasiones se apaciguan,cuando digo:

¡Avemaría! Mi devoción se acrecienta y alcanzo la contrición,cuando digo:

¡Avemaría! Se confirma mi esperanza,se acrecienta mi consuelo,cuando digo:

¡Avemaría! Salta de gozo mi espíritu,se disipa mi tristeza,cuando digo: ¡Avemaría! Porque la dulzura de esta suavísima salutación es tan grande que no hay términos adecuados para explicarla debidamente y, después de haber dicho de Ella maravillas, resulta todavía tan escondida y profunda, que es imposible descubrirla.

Es corta en palabras, pero grande en misterios.

Es más dulce que la miel y más preciosa que el oro.

Hay que tenerla frecuentemente en el corazón para meditarla y en la boca para recitarla y repetirla devotamente .

11.07.2010

Mensaje sobre el Santo Rosario



Mensaje sobre el Santo Rosario
La Iglesia lo recomienda.
[La oración del Rosario] También os ha sido recomendada siempre por la Iglesia y por mi primer hijo predilecto, el Vicario de Jesús, con palabras tales que han conmovido mi Corazón de Madre.
(Mensaje de la Virgen al Padre Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano)
Comentario:
La Iglesia Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana es nuestra Madre, y si ella nos recomienda algo, es por nuestro bien. Pues la Iglesia, a través de sus pastores y jefes supremos nos ha recomendado insistentemente el rezo del Santo Rosario, como auxilio en las necesidades individuales y sociales, familiares y personales.
¿Por qué la Iglesia lo recomienda con tanta insistencia? Por la misma razón por que la Virgen lo recomienda y lo manda también en cada una de sus apariciones. Porque el Rosario es el gran remedio para todos los males, de orden material y espiritual.
Si rezamos el Rosario estamos ayudando al mundo a salir de esta encrucijada adonde lo ha conducido Satanás; estamos trabajando por la paz y por la solución pacífica de todos los conflictos que existen en la sociedad de hoy.
Lo manda la Virgen, lo manda la Iglesia, tontos somos si no hacemos caso, porque es el mismo Dios el que nos lo recomienda y hace venir a la tierra a su propia Madre para insistirnos en la conveniencia de rezarlo todos los días.
Pero sucede que el Rosario hoy es muy perseguido incluso por Obispos y sacerdotes, que no lo promueven e incluso dificultan su propagación y su rezo. Esto es un signo de que Satanás acampa entre los mismos ministros de la Iglesia, y que su humo ha entrado en el edificio de la Iglesia Católica.
Nosotros, atendiendo a los pedidos de los Papas, recemos mucho el Rosario, no conformándonos con rezar cinco misterios cada día, sino los veinte misterios todos los días, y si podemos más, mejor aún. Porque del Rosario dependen los destinos del mundo y los nuestros también.

11.06.2010

Oh María,



Oh María,Aurora del mundo nuevo,Madre de los vivientes,

A Ti confiamos la causa de la vida:Mira, Madre, el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,de pobres a quienes se hace difícil vivir,de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creemos en tu Hijo sepamos anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzanos la gracia de acogerlo Como don siempre nuevo,la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda nuestra existencia y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia, para construir,junto con todos los hombres de buena voluntad,la civilización de la verdad y del amor,para alabanza y gloria de Dios Creadory amante de la vida.

JUAN PABLO SEGUNDO

ROSARIO AZUL O ROSARIO DEL BUEN CONSUELO




ROSARIO AZUL O ROSARIO DEL BUEN CONSUELO



Sírvase de guía con Rosario regular de 50 cuentas Dado en Tuluá el 27 de noviembre de 1996



Jesús consuela el Corazón Inmaculado de María por las ofensas que se le hacen



1. Por la señal de la Santa Cruz...



2. Yo pecador me confieso...



3. Creo en Dios Padre...



4. Padre Nuestro , Ave María y Gloria...



5. Corazón Inmaculado de María, sed la salvación del alma mía. (3 veces) en cada cuenta grande. 6.Oh! María sin pecado Concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos (10 veces-- (en las cuentas pequeñas)



7. Consagración a María¡Oh María!, ¡Oh Madre mía! Yo me acojo todo a vos, y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi mente, mi corazón, mi lengua, en una palabra todo mi ser. Ya que soy todo vuestro. Amén.



8. Oración ¡Oh Alto y Glorioso Dios, aleja las tinieblas de nuestro corazón, dadnos una fe recta, una esperanza cierta, una caridad perfecta, sentido y conocimiento. Señor, para cumplir mejor, tu santo y veráz mandamiento de amor.Tú que vives y reinas, por los siglos de los siglos. A amén.9. ¡Oh María sin pecado Concebida!.Rogad por nosotros que recurrimos a vos.¡Ave María purísima! Sin pecado Concebida María Santísima. Amén

11.02.2010

Honrar e imitar.


Honrar e imitar.

En la primera parte –que consta de cinco decenas– se honran y consideran los cinco misterios gozosos. En la segunda, los cinco dolorosos. Y en la tercera, los cinco misterios gloriosos. [Ahora también están los misterios luminosos]

De este modo, el santo rosario constituye un conjunto sagrado de oración mental y vocal para honrar e imitar los misterios y virtudes de la vida, muerte, pasión y gloria de Jesucristo y de María.

(De “El Secreto Admirable del Santísimo Rosario”, de San Luis M. Grignion de Montfort)

Comentario:

El Rosario no solo hay que rezarlo para honrar los misterios de la Vida, Pasión, Muerte y Gloria de Jesús y de María, sino que también debemos imitar las virtudes que contemplamos en ellos. Por eso es tan necesario que meditemos mientras vamos rezando vocalmente las oraciones, y que meditemos con el corazón, tratando de sacar el jugo vital de esas contemplaciones para aplicarlo a nuestras vidas de todos los días.

Con el Rosario nos haremos más pacíficos con todos, porque Jesús muestra su mansedumbre en todos los misterios, en especial los de su Pasión y Muerte, y así nosotros nos iremos haciendo cada vez más mansos, si rezamos bien y con devoción los misterios del Rosario.

Así como la Misa es un memorial de Cristo, es decir, que en ella se vuelve a hacer presente el Sacrificio de la Cruz; así también el Rosario vuelve a hacer presente todos estos misterios y es, después de la Misa, la reina de las devociones, a la que el demonio le tiene terror, y por la cual podemos alcanzar bienes realmente portentosos, ya sea espirituales y hasta incluso materiales.

Si la vida cristiana consiste en imitar y seguir al Señor, el Rosario nos ayuda admirablemente a la imitación de Cristo, y nos da ánimos para beber el cáliz que el Padre tiene preparado para cada uno de nosotros.

10.29.2010

Contra los males de la sociedad.


Contra los males de la sociedad.
A esta oración [el Rosario] le han atribuido gran importancia muchos de mis Predecesores. Un mérito particular a este respecto corresponde a León XIII que, el 1 de septiembre de 1883, promulgó la Encíclica Supremi apostolatus officio, importante declaración con la cual inauguró otras muchas intervenciones sobre esta oración, indicándola como instrumento espiritual eficaz ante los males de la sociedad.
(De la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae)
Comentario:
El Rosario es instrumento eficaz contra todos los males de la sociedad. No hay problema, individual, familiar, nacional o mundial, que no se pueda resolver con el rezo perseverante del Santo Rosario, por eso los Papas lo han recomendado hasta el cansancio.
En estos tiempos en que el demonio, el Dragón rojo, que es el ateísmo marxista, quiere dominarlo todo y llevar al mundo al más profundo de los abismos, viene en nuestra ayuda la Santísima Virgen con esta oración celestial, su Santo Rosario, para que empuñando esta arma venzamos al demonio y a todos sus secuaces.
No perdamos tiempo inútilmente frente al televisor o en pasatiempos estériles, sino recemos más Rosarios, porque la salvación del mundo depende del rezo del Rosario, ya que para que María intervenga en favor nuestro, necesita de nuestras oraciones fervientes, de nuestros Rosarios bien rezados.
Llevemos todos nuestros problemas al Rosario, ya que rezándolo nos vendrá una gran paz y todas las cosas, las espirituales y las temporales, se arreglarán de la mejor manera posible.
¡Recemos el Rosario! ¡Es un pedido amoroso e insistente de nuestra Madre! ¡Hagámosle caso y cantaremos victoria, en el tiempo y en la eternidad!

María, Vencedora de Satanás.


María, Vencedora de Satanás.

Dice Jesús:Dios quiso oponer, frente al hombre y a la mujer pervertidos por Satanás, al Hombre nacido de una Mujer suprasublimada por Dios hasta el punto de generar sin haber conocido varón: Flor que genera Flor sin necesidad de semilla; sólo por el beso del Sol en el cáliz inviolado de la Azucena-María.¡La revancha de Dios!...Echa resoplidos de odio, Satanás, mientras Ella nace. ¡Esta Párvula te ha vencido! Antes de que fueras el Rebelde, el Tortuoso, el Corruptor, eras ya el Vencido, y Ella es tu Vencedora. Mil ejércitos en formación nada pueden contra tu potencia, ceden las armas de los hombres contra tus escamas, ¡oh, Perenne!, y no hay viento capaz de llevarse el hedor de tu hálito. Y sin embargo este calcañar de recién nacida, tan rosa que parece el interior de una camelia rosada, tan liso y suave que comparada con él la seda es áspera, tan pequeño que podría caber en el cáliz de un tulipán y hacerse un zapatito de ese raso vegetal, he aquí que te comprime sin miedo, te confina en tu caverna. Y su vagido te pone en fuga, a ti que no tienes miedo de los ejércitos; y su aliento libera al mundo de tu hedor. Estás derrotado. Su nombre, su mirada, su pureza son lanza, rayo, losa que te traspasan, que te abaten, que te encierran en tu madriguera de Infierno, ¡oh, Maldito, que le has arrebatado a Dios la alegría de ser Padre de todos los hombres creados!(De "El Evangelio como me ha sido revelado", María Valtorta) Comentario: María es la enemiga personal de Satanás, la que lo ha vencido y lo sigue venciendo en cada fiel que la invoca en su ayuda.¡Bendita María, que nos defiendes del adversario infernal y nos tomas como verdaderos hijos tuyos, para llevarnos a la salvación eterna!La mayor tortura del demonio será por toda la eternidad el tomar conciencia de que él, el ángel más perfecto del universo visible e invisible, fue vencido por una simple y pequeña mujercita: María Santísima. Esto es lo que constituirá su mayor tormento a su soberbia sin límites.Y nosotros, si queremos vencer también a los demonios que acechan nuestra vida, tenemos que encomendarnos a esta Virgen Pura, que es el terror del Infierno y a quien Dios mismo no le puede negar absolutamente nada de lo que Ella le pide.Pensemos que lo que Dios es y puede por naturaleza, María es y puede por gracia. Ella es la Omnipotencia Suplicante, por eso tenemos que ir confiados a sus pies, que no nos despachará sin solución a nuestros problemas espirituales o temporales.¡Bendita sea María por los siglos de los siglos!¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!

I made this widget at MyFlashFetish.com.