2.12.2016

Docenario Guadalupano

Docenario Guadalupano

Viernes, 12 de febrero de 2016 - 

Padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita
Herman@s y amig@s en el Señor: Un saludo con el deseo de que la Cuaresma que estamos iniciando esté llena del amor misericordioso de Dios en este Año Santo de la Misericordia. Éste nos dará la oportunidad de una vida más comprometida con el Señor Jesús que, por nuestro amor, va a la cruz…
Que nuestra Madre Amada, Madre de Dolores también, nos ayude a aliviar las cargas de much@s herman@s nuestros en esta temporada.
Como decía en el mes anterior, cada mes iré haciendo referencia al documento del Papa llamado “El rostro de la Misericordia” (Misericordiae vultus, en latín, el nombre oficial y que se abrevia V.M., con el número correspondiente), que nos dio a conocer la víspera del Domingo de la Misericordia del año pasado y que ha sido un apoyo pastoral muy bueno para la Iglesia universal.
Nuestra Señora de Guadalupe, Señora de la Misericordia, que nos vino a traer a nuestro país y a toda América, de parte de Dios, el gran mensaje que nos ha dejado en su Imagen Guadalupana, en el Nican Mopohua, en tantos documentos y en el amor de su pueblo, nos guiará para mostrar a otr@s el Rostro Divino de la Misericordia, el mismo Cristo, nuestro Señor. Ella nos lo da a conocer y amar puesto que en su imagen lo trae en su vientre materno. Ella, nuestra Estrella Luminosa, nos ayudará a caminar esta Cuaresma con Él y desde Él hacia los más desprotegidos de México. Espero que la visita que el Papa realiza en estos días a nuestro país nos dinamice en el seguimiento de Jesús que tanto nos ha amado.
Primera consideración: Nuestra Madre, Santa María de Guadalupe, trae a Jesús en su vientre. Observemos su imagen: debajo de su cinturón negro trae el signo principal de la cultura nahua, el Nahui Ollin. Allí se sabe que está el centro, el origen, quien mueve al universo. Es Jesús, su Hijo muy amado… Veneremos al Señor que se hizo hombre débil como nosotros. Oremos.
Jaculatoria: Jesús, Salvador nuestro, ayúdanos a solidarizarnos, como Tú y como María, con todos nuestros hermanos.
Segunda consideración: María nos trae “al Verdadero Dios por Quien se vive” (N.M. 26). Nuestra Madre le ha hecho este gran favor a Dios mismo y a nosotros. Agradezcámosle.
Tercera consideración: Jesús, por quien vivimos, nos vino a salvar. Jesús, a quien no puede contener todo el universo, es nuestro sublime Salvador. Él nos ha librado de la muerte, del pecado y del mismo infierno. Veámoslo en un crucifijo y adorémoslo. Ofrezcámonos a Él.
Cuarta consideración: La vida del Señor Jesús fue ofrenda para el Padre y para nosotros. A los pocos días de nacido, su Madre y San José lo presentaron en el templo y se lo ofrecieron al Padre. Simeón dijo de Él: “Está puesto para liberación o ruina de muchos”. Ya en su infancia Él se quedó en el templo para obedecer al Padre. Así fue toda su existencia.
Quinta consideración: La vida y muerte del Señor ha conmovido a México. Su presencia está viva por todo el país y Santa María de Guadalupe es la que nos lo sigue ofreciendo. El mismo Dios-Amor ha hecho estas maravillas junto con nuestra Madre. Adoremos. Oremos. Agradezcamos.
Citas bíblicas: Lc 2, 22-35; Hebreos 1, 1-14 y 2, 1-18.
Cita de “El rostro de la Misericordia”: “Jesucristo es el rostro de la Misericordia del Padre… En la plenitud del tiempo (Gal 4, 4), cuando todo estaba dispuesto según su plan de salvación, Él envió a su Hijo, nacido de la Virgen María, para revelarnos de manera definitiva su amor… Quien lo ve a Él ve al Padre… (Jn 14, 9).
“Jesús de Nazaret, con su palabra, sus gestos y con toda su Persona revela la misericordia de Dios” (MV # 1).
Para la gloria de Dios Misericordioso y de nuestra Madre Santa María de Guadalupe.

I made this widget at MyFlashFetish.com.