9.29.2009

Virgen del Rosario


Virgen del Rosario
Año: 1208Fecha: 7 de octubre
La Virgen apareció en una capilla en eñl año 1208. En su mano sostenía un rosario y le enseñó a Domingo de Guzmán a recitarlo. Dijo que lo predicara por todo el mundo, prometiéndole que muchos pecadores se convertirían y obtendrían abundantes gracias.
Domingo salió de allí lleno de celo, con el rosario en la mano. Efectivamente, lo predicó, y con gran éxito por que muchos albingenses volvieron a la fe católica.
Lamentablemente la situación entre albingences y cristianos estaba además vinculada con la política, lo cual hizo que la cosa llegase a la guerra. Simón de Montfort, el dirigente del ejército cristiano y a la vez amigo de Domingo, hizo que éste enseñara a las tropas a rezar el rosario.

Lo rezaron con gran devoción antes de su batalla más importante en Muret. De Montfort consideró que su victoria había sido un verdadero milagro y el resultado del rosario. Como signo de gratitud, De Montfort construyó la primera capilla a Nuestra Señora del Rosario.
Las promesas de la Virgen a los que recen el rosario
Un creciente número de hombres se unió a la obra apostólica de Domingo y, con la aprobación del Santo Padre, Domingo formó la Orden de Predicadores (mas conocidos como Dominicos). Con gran celo predicaban, enseñaban y los frutos de conversión crecían. A medida que la orden crecía, se extendieron a diferentes países como misioneros para la gloria de Dios y de la Virgen.
El rosario se mantuvo como la oración predilecta durante casi dos siglos. Cuando la devoción empezó a disminuir, la Virgen se apareció a Alano de la Rupe y le dijo que reviviera dicha devoción. La Virgen le dijo también que se necesitarían volúmenes inmensos para registrar todos los milagros logrados por medio del rosario y reiteró las promesas dadas a Sto. Domingo referentes al rosario.
Promesas de Nuestra Señora, Reina del Rosario, tomadas de los escritos del Beato Alano:
01. Quien rece constantemente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

02. Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.

03. El Rosario es el escudo contra el infierno, destruye el vicio, libra de los pecados y abate las herejías.

04. El Rosario hace germinar las virtudes para que las almas consigan la misericordia divina. Sustituye en el corazón de los hombres el amor del mundo con el amor de Dios y los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.

05. El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.

06. El que con devoción rece mi Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada, se convertirá si es pecador, perseverará en gracia si es justo y, en todo caso será admitido a la vida eterna.

07. Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los Sacramentos.

08. Todos los que rezan mi Rosario tendrán en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia y serán partícipes de los méritos bienaventurados.

09. Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas a mi Rosario.

10. Los hijos de mi Rosario gozarán en el cielo de una gloria singular.

11. Todo cuanto se pida por medio del Rosario se alcanzará prontamente.

12. Socorreré en sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.

13. He solicitado a mi Hijo la gracia de que todos los cofrades y devotos tengan en vida y en muerte como hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.

14. Los que rezan Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

15. La devoción al Santo rosario es una señal manifiesta de predestinación de gloria.

9.28.2009

Para meditar las palabras del Salve Regina



Para meditar las palabras del Salve Regina Te saludamos con sonrisas, flores, y canciones. Oh María, la mujer más digna del amor. En el Mes de Octubre recordamos el Rosario, meditemos esta oración para disfrutar más esta oración.


Dios te salve
Te saludamos con sonrisas, flores, y canciones Oh María, la mujer más digna del amor. Desde niño me enseñaron esta oración mis padres queriendo que yo te amara y venerara como ellos lo hacían. Y desde entonces sigo rezando y cantando esta bella plegaria todos los sábados y a la hora del rosario cotidiano. Dios te salve, maravilla de mujer y de Madre, lirio hermoso de los valles y praderas. Pensando en Ti me vuelvo poeta me dan ganas de cantar. Mis versos son para Ti, mis canciones te las canto a Ti.


Reina y Madre de misericordia
Lo que más necesitamos es misericordia, porque somos infinitamente miserables. Tu amor inmenso hacia tus hijos se convierte en océano de bondad, de misericordia, y de piedad. Te agradecemos tu amor, tu virtud excelsa, veneramos tu grandeza incomparable pero sobre todo agradecemos la misericordia de tu rostro y de tu corazón. Tienes ojos y corazón hechos de bondad. Dios te salve, Reina y Madre de misericordia…


Vida nuestra
Nos animas a vivir, Haces feliz nuestra vida, Nos otorgas calidad de vida, porque contigo vale la pena vivir. No vamos solos por la vida. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? Tú lo dijiste. Y cumples las promesas.


Dulzura
Suavidad, serenidad, paz. Contigo estamos al abrigo de tormentas y huracanes. Tu corazón es refugio montañero, es brisa de primavera, es cantar de pajarillos, es cristalina fuente, dulzura de la vida, de mi vida.


Y esperanza nuestra
Todo lo espero de Dios por medio de Ti, porque Dios te ama muchísimo y Tú me amas muchísimo. Contigo no cabe la desesperanza y la tristeza. En las orillas de tu manso río crecen los pastos y las flores en toda estación. Tú eres una eterna primavera, rosal florido, perfumado, digno de contemplarse. De Ti lo espero todo y más de lo que esperan todos los niños de sus mamás. Espero que me lleves al cielo. Espero que me hagas feliz. Espero contemplarte en el cielo en un éxtasis de amor. Eres hermosísima paloma blanca que vuelas en mi jardín. Alegras mis días y mis noches. Me haces sonreír y mirar hacia delante con ilusión y entusiasmo. La vida sin Ti no tendría sabor ni sentido. Pero contigo sí quiero vivir. Quiero contemplarte en el lirio del campo, en la rosa perfumada, en el blanco clavel, en todas las flores de las praderas, en las estrellas de la noche.


Dios te salve
Te saludamos, te cantamos, te llevamos mañanitas, Oh dulce madre. Dios te salve.
A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva
Fuimos hijos de Eva para desgracia nuestra. Pero somos hijos tuyos para completa felicidad. Si triste y dura fue la herencia de nuestra madre Eva, inmensamente rica es la herencia que nos viene de Ti. El destierro se dulcifica porque Tú nos acompañas cada día. Así nuestro desierto florece y se vuelve llevadero. ¡Qué dura sería la vida sin tu dulce compañía! ¡Qué cardos, qué espinas no produciría! Pero entre los cardos y espinas tu mano amorosa ha plantado muy bellas rosas.


A Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas
Siempre nos quedas Tú. En medio de los peligros eres refugio, pararrayos contra la justa ira de Dios. En medio de las lágrimas, eres consuelo. Tus hijos pueden sufrir, por ser ley todos, pero nunca desesperan. Saben mirar a través de las lágrimas tu rostro materno que les llena de esperanza.


Ea, pues, Señora, abogada nuestra…
El nombre de abogada significa defensora. Tú nos defiendes del maligno, del que atacó a nuestra madre Eva en el Paraíso, y la hirió pasándonos la herida. Tú nos libras de peligros y tentaciones que nos pudieran hacer perecer. Contigo llevamos la frente alta por la vida, hasta el destino final que es el cielo. Desde allí intercede ante tu Hijo por cada uno de tus hijos, por mí también.


Vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos
Sí, tus ojos... Yo quiero asomarme a tus ojos, contemplarlos, porque sólo de mirarlos me curo de mis tristezas, su alegría se me contagia, su pureza infinita se me participa. Tus ojos, Madre Virgen, son océano de gracia y de pureza. Por eso necesito mirarlos, contemplarlos, para que la bienaventuranza de los puros de corazón me toque a mí también. Nos miras con amor y misericordia. Necesitamos de ambas realidades a morir. porque somos débiles y miserables en abundancia. Misericordia es lo que suplicamos. Suplicamos a la misericordiosa Virgen. Suplicamos a la más amorosa Madre. A través de tus ojos aspiramos esa misericordia y ese amor. Es lo mejor que nos puedes regalar. Eres misericordia y eres amor, dos realidades que heredaste de Dios, para regalarlas a tus hijos.


Y, después e este destierro…
Destierro, porque la patria no está aquí. Porque la tierra, que es en sí hermosa, se nos vuelve inhóspita y agraz, al pensar en el cielo. Destierro, porque aquí te tenemos y tenemos a Dios, pero todavía no es del todo y para siempre. Podemos perderte, podemos perder a Dios, ¡Oh terrible posibilidad! En el cielo Tú serás nuestra y nosotros tuyos del todo y por toda la eternidad. ¡Qué inmensa beatitud!


Muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre
Lo más grande que Tú tienes es Jesús. Muéstranoslo, queremos verlo, conocerlo, amarlo entrañablemente. Desde que fuiste Madre de Jesús, nunca podrás separarte de Él, es tu hijo. Pero lo mismo que a Él, nos has engendrado a cada uno de nosotros. Somos por eso sus hermanos y tus hijos. Ser hijo no siempre es bien valorado por éste pero ser madre es muy bien conocido por ella. Yo no conozco bien lo que significa ser tu hijo, pero Tú sí sabes lo que significa ser mi madre. Jesús es el hermano mayor y especial. Debemos asemejarnos a Él. danos la gracia de conocerlo como Tú lo conoces: Un Dios amor que nos quiere hasta la muerte de cruz, que nos dio a su Madre, a Ti, para cada uno. Déjanos ver su rostro, déjanos conocer su corazón, concédenos amarlo con todas nuestras fuerzas.


Oh clemente, Oh piadosa, Oh dulce Virgen María
Clemente, piadosa y dulce: la trilogía de la misericordia encarnada en Ti. Permítenos beber en tu fuente el agua dulce de tu piedad. Estamos tan necesitados de clemencia, dulzura y piedad. Pero tu fuente rebosa de esa agua pura. Virgen María dulce: Eres el rosal sin espinas, belleza de rosas perfumadas: corremos al olor de tus perfumes. Virgen María clemente: De Dios lo aprendiste, Oh Madre del hijo pródigo. Si algo sabes hacer con excelencia, es el arte de la misericordia con tus hijos pecadores. Necesitamos tanto tu capacidad de compasión, porque somos pecadores maltratados por Satanás. Virgen María piadosa: Te compadeces del pecador, de sus heridas purulentas, no queriendo ver su culpa. Respondes con piedad y misericordia a la negra ingratitud, como tu Hijo. Misericordia del Hijo, misericordia de su Madre. Gracias por ser dechados de piedad para nosotros, que, si algo necesitamos, es misericordia y piedad.

9.27.2009

Santa María,


Santa María,Madre Inmaculada de nuestro Señor Jesucristo,en Ti

Dios nos ha dado el prototipo de la Iglesiay el modo mejor de realizar nuestra humanidad.

Ayúdanos a todos a seguir tu ejemploy a orientar totalmente nuestra vida hacia Dios.

Haz que, contemplando a Cristo,lleguemos a ser cada vez más semejantes a Él,verdaderos hijos de Dios.

Entonces también nosotros,llenos de toda clase de bendiciones espirituales,podremos corresponder cada vez mejor a su Voluntad y ser así instrumentos de paz para el mundo.

Amén

9.26.2009

Para meditar las palabras del Ave María



Para meditar las palabras del Ave María

Dios te salve, Bendita. Y bendícenos a nosotros. En Octubre celebramos a Nuestra Señora del Rosario y todo el mes recordamos esta maravillosa oración. El 7 de Octubre celebramos a Nuestra Señora del Rosario y todo el mes recordamos esta maravillosa oración. Vamos a meditar las palabras del Ave María, para que al repetirlas disfrutemos mas el Rosario


Dios te salve
Te saludo con todo mi amor y con toda la alegría de mi corazón.´ Dios te salve, Bendita. Y bendícenos a nosotros, los hijos de la Bendita entre todas las mujeres. Todos tus hijos del mundo, en las ciudades populosas, en los valles y montañas de los cinco continentes te saludan a diario cuando rezan el avemaría. Yo me uno a ese coro de hijos amantes y felices, Oh Madre bendita. Sí, bendita mil veces, bendita para siempre. Dios te salve…


María
Me encanta pronunciar tu nombre porque es el tuyo: María, Virgen María, Santa María de Guadalupe. Tu nombre ha poblado de bellas iglesias las ciudades y las montañas. Lo pronuncian con grandísimo amor y ternura los jóvenes, los adultos y los niños, Tu nombre lo llevan con orgullo santo millones de mujeres del mundo cristiano. Porque te aman y porque quieren parecerse a Ti. Necesitamos de verdad en nuestro mundo muchas Marías que tengan un corazón parecido al tuyo. María bendita, míranos con tus ojos de cristal, con tus ojos purísimos de paloma, y llénanos de tu perfumada presencia, de tu ternura inmensa, de tu fe y de tu amor. Dios te salve, María…


Llena eres de gracia
Cántaro que rebosa de la gracia, de la vida de Dios, de su amor inefable, de su santidad. Más santa y pura que todos los santos, más que los querubines y serafines. Por eso la belleza de tu alma y de tu rostro son el encanto de tu Dios. Y el encanto de nosotros también. Nos colma de tanta alegría saber que nuestra madre es tan santa, tan bella, tan pura y tan sencilla. Así te saludó el ángel: Llena de gracia, impresionado de tu alma. Dios te salve, María, llena eres de gracia…


El Señor es contigo
Esta frase de la Biblia siempre va después del “No tengas miedo”. Desde que naciste Dios ha estado contigo, porque te cuidó como a su perla preciosa, a su rosa exquisita. Él te preparó desde muy niña con sus manos santas para que fueras después su Madre santa. Todo el amor infinito de Dios cuidando una flor llamada María. Estuvo contigo en tus años de infancia cuidando a la niña más bella, más santa, más querida. Te cuidó en la adolescencia preparando tu alma y tu cuerpo bendito y santísimo para la maternidad. El Señor está contigo: Te lo dijo un arcángel y él sabía lo que decía. Contigo estuvo en los años de tu embarazo, dentro de tu seno, haciéndose un niño por amor a nosotros. Toda tu vida terrena estuvo contigo. Y Tú estuviste con Él. Fuiste madre, nueva Eva, corredentora. Estuvo contigo en la cruz, muriendo junto a Ti. También estuviste Tú con Él, hasta que murió en el patíbulo y pasó de los brazos muertos de la cruz a los brazos vivos y amorosos de su madre. Estuvo contigo en los años de tu soledad, santificando a su madre amadísima, para que llegara al cielo resplandeciente como el sol y blanca como la luna. Contigo está y estará por toda la eternidad en el cielo. Dios te salve, María, llena eres de gracia, El Señor es contigo….


Bendita Tú eres entre todas las mujeres
¿Qué es Eva comparada contigo? ¿Qué son las mujeres de la tierra junto a Ti? Tú eres la imagen perfecta, única de la mujer que quiso crear. Por eso, las mujeres, si no se llaman Marías, al menos deben serlo, parecerse a Ti que eres el modelo preciosísimo de la mujer cristiana. Querer llamarse como Tú es una buena elección. Pero parecerse a Ti debe ser su ideal. Modelo de niña y mujer, adorable modelo de madre y esposa. Porque Tú pasaste por todas las etapas del crecimiento de la mujer, enseñando cómo se puede ser una gran mujer, una mujer santa, un apóstol de Jesús, y, además, una mujer feliz... Con muy poco presupuesto, en una casita humilde, pero donde estaba Dios, y donde Dios está nada hace falta. La pobre casita de María rebosaba de amor, de santidad y de felicidad. Dios te salve, María, llena eres de gracia, El Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres…


Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús
Bendita la flor, bendito también el fruto. Jesús, el amado del Padre ha nacido de Ti como la rosa del rosal. La rosa pertenece al rosal. Jesús te pertenece, es tuyo, hijo tuyo, fruto de tus purísimas entrañas. Y Tú eres de Jesús, toda de Jesús, pues Él, además de ser hijo tuyo, es tu Dios omnipotente, del que te consideras su esclava. Jesús y Tú sois, además, de nosotros. Jesús, porque Tú nos lo diste, en un gesto de amor único y lleno de misericordia… Y Tú nos perteneces porque Él te convirtió en Madre, en Madre nuestra. Entre las palabras que siempre meditas en tu corazón, están éstas: “Ahí tienes a tu hijo, ahí tienes a tu madre”. Para nosotros esta sola frase constituye todo un evangelio, una buena nueva. Si Jesús es nuestro, si María es nuestra, ¿qué dificultad nos podrá derrotar? ¡Qué poco felices nos atrevemos a ser cuando nos han dado la llave de la felicidad, de la felicidad completa y eterna! Dios te salve, María, llena eres de gracia, El Señor es contigo, Bendita Tú eres entre todas las mujeres Y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.


Santa María
Si María es tu nombre, santa, santísima es tu sobrenombre, La cualidad que siempre va con tu nombre. Por eso tu nombre nos produce inmensa alegría y al mismo tiempo gran respeto. Santa María, dulce María, eres bellísimo jardín donde crecen las flores más bellas. Espiga dorada pletórica de fruto, mística rosa, perfumada y más pura que todas las rosas del mundo. Santa María, dulce Madre, Virgen pura, Reina bellísima y sencilla campesina de la entrañable campiña de Nazaret.


Madre de Dios
Te amamos como Madre nuestra y te veneramos como madre de Dios, grandeza incomparable que te ennoblece y nos llena de orgullo santo, porque nuestra madre es también madre de Dios. Para tan alto privilegio se requería una Madre virgen una virgen santa una mártir del alma una criatura llena de gracia y una humildísima esclava del Señor, que supiera decir: Hágase en Mí según tu palabra. ¿Cómo pudiste poseer al mismo tiempo la máxima grandeza y la más fina y profunda humildad? Dios te consideró digna madre suya. Aceptó ser Hijo de tus entrañas. Te hizo grande el que todo lo puede y tú te hiciste pequeña como una esclava al completo servicio de tu Señor. Madre y esclava del Señor. Como Madre de Dios me infundes un respeto inmenso. Como esclava del Señor una ternura infinita.


Ruega por nosotros, pecadores
Somos tus hijos pecadores Somos hijos pródigos que hemos recorrido los senderos del pecado y del hastío. Fuimos hijos de una madre pecadora, antes de ser aceptados por una Madre Inmaculada. Ruega a tu Hijo omnipotente, Tú que eres la omnipotencia suplicante. Ruega siempre para que no nos engañe más el padre de la mentira. Dile a Jesús que no tenemos vino, que se nos ha terminado la alegría y el amor. Pide para nosotros el milagro de la resurrección cuando caemos muertos de cansancio y de dolor. El que dijo ser la resurrección y la vida es hijo tuyo. El que dijo ser la Verdad y la Vida, te llama Madre. Entonces, suplícale que nos otorgue la resurrección y la vida. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores…


Ahora…
El día de hoy, El día de las oportunidades de santificarnos o de pecar. Hoy, el día al que le basta su afán. El único día que tenemos en las manos. Que lo llenemos de amor y de bondad. Ahora líbranos de caer en la tentación. Hoy que sepamos amar a nuestros prójimos, Hoy que no endurezcamos el corazón, Hoy que oigamos la voz del Espíritu Santo. Ahora, en este presente que se transforma constantemente en futuro. Hoy, que el día de hoy amemos, nos santifiquemos, Seamos instrumentos de la paz de Jesús. Hoy, en esta pequeña vida que es el día presente.
Y en la hora de nuestra muerte. Amén.


En ese momento en el que se juega nuestra salvación eterna. Ese último día que sepamos decir un último “Te amo en este mundo” para repetirlo en la otra vida por siempre.

Ruega por los que en ese momento no están preparados, para que si no vivieron en gracia, mueran en gracia de Dios y no vayan al eterno dolor.

Ruega por los niños cuyo primer día de vida coincide con el de su terrible muerte.

Así como lograste que el buen ladrón se arrepintiera el día de su muerte, consigue esa misma gracia a los pecadores más rudos, a los que no aceptan a tu Hijo.

Une a la misericordia de Dios, tu bondad maternal para salvarles de las garras de Satanás, de la eterna condenación. Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

9.24.2009

MARÍA DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS



MARÍA DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS
Santa María, Madre nuestraque en cada misterio del Santo Rosario nos brindas al Salvador. Acudimos a Ti necesitados. Nos alegramos que desde la Cruz el Señor te haya encomendado la misiónde acercarnos a Él y a su Iglesia por la conversión y la penitencia. Alentados por la confianza que nos inspiras ponemos en tus manos maternalesnuestras preocupaciones y temores. Deseamos imitar tu fidelidad a DiosAceptando con amor y humildad todas las pruebas. ¡Madre nuestra del Rosario de San Nicolás! que tu presencia renueve nuestra vida, alivie nuestro ser agobiado por el sufrimiento y la enfermedad, sostenga nuestra docilidad a la Gracia y fortalezca nuestro amor a los demás,convirtiéndonos así en testigos del amordel Padre que no vaciló, por tu intermedio,en darnos a Jesús.Amén.

ORACIÓN A MARÍA DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS



ORACIÓN A MARÍA DEL ROSARIO DE SAN NICOLÁS

María,

Madre Nuestra, desde el “Bendito el fruto de tu vientre”, hasta el “Ahí tienes a tu hijo”;

Madre Nuestra, desde el “Hagan lo que Él les diga”, hasta el cenáculo, acompañando a la Iglesia orante en la espera del Espíritu Santo prometido;

Madre Nuestra, desde Guadalupe y Luján, adelantándote a nosotros para esperarnos y que fuéramos Nación;

Madre de la Iglesia, a quienes nos diste a luz en Jesús, tu Hijo y nuestro hermano;

Aquí estamos hoy, desde el Norte y el Sur, desde el Este y el Oeste, donde nos acompañas en cada rincón, por más lejano que se encuentre de este bendito lugar;

Queremos expresarte nuestro amor, nuestro agradecimiento y nuestra súplica, porque te has manifestado nuestra madre para recordarnos el camino del encuentro con Jesús y fortalecer el vínculo fraterno que nos distingue como miembros de esta gran familia mariana.

Por tu respuesta fiel al proyecto de Dios, asociada a su plan salvífico a favor de su gloria y de nuestro bien, fuiste coronada por encima de todo lo creado, gozando del triunfo de la victoria de Jesús sobre el dolor, el pecado y la muerte!

Te vemos gozosos, participando de esa plenitud alcanzada porque fuiste la servidora del Señor, misión que se prolonga para nosotros en este tiempo en el que libramos la gran batalla, iluminados y aleccionados por tu ejemplo que celebramos, llenos de esperanza en tu mediación maternal, para que podamos también nosotros alcanzar la victoria.

Lo que ceñiremos en tu frente y en la de tu Hijo, no será sino una sublime expresión de gratitud y reconocimiento por ser la causa de nuestra salvación cuando nos diste a Jesús, por quien somos tus hijos y hermanos entre nosotros.

La humildad y pequeñez de tu servicio incondicional al querer de Dios ha significado tu mayor grandeza, porque gracias a tu actitud de despojo Él creció y te hizo partícipe, asociándote a su obra redentora.

Tu camino va de la mano con el de Jesús, nuestro camino, y así , te has convertido en el fruto más espléndido de su obra y, para nosotros, en el modelo de santidad y adhesión al plan de Dios.

Vemos en tu vida y persona una expresiónd dócil, sencilla y, a la vez, totalizante de cómo debe ser para nosotros el modo de vivir esta relación con Dios, sin dudas ni temor de equivocarnos, convirtiéndote en un signo de esperanza.

Te alabamos, Virgen Madre, pues nos diste al Redentor que alcanzó pan para nosotros la gracia y la salvación.

Eres el gran prodigio que creó Dios por bondad.

Eres la promesa de victoria, nuestro triunfo sobre el mal.

Madre de la Iglesia, hoy queremos proclamar tu grandeza en la magnitud de tu servicio de amor, queremos confesar nuestra gratitud y cercanía, desde siempre, que reconocemos, valoramos y anunciamos de generación en generación.

Este pueblo peregrino que se pone bajo tu amparo, somos tus hijos, en quienes forjaste la fe en aquel que nació de tu carne, hoy te pedimos que nos hagas semejantes a Jesús y podamos mostrar su rostro labrando la amistad entre nosotros para adelantar aquí el gozo de la patria futura.

Elegiste este lugar para que todos los argentinos nos encontremos aquí y nos embebamos de tu amor y de tu paz para compartirlo en el nombre de tu Hijo Jesús.

Esta corona que resume el querer de todos es un gesto de alegría y de gozo que nace del reconocimiento de tu humilde, silencioso y fecundo servicio que estamos felices por recibir y de alguna manera, queremos expresar la prioridad que le damos de nuestra parte.

Eres nuestra reina del corazón, de la mano tendida, del cobijo y el acompañamiento, del estar y caminar juntos, de tu mirada serena y de tu ofrenda divina al entregarnos a tu Hijo.

Eres la inspiradora de nuestros grandes ideales de comunión y fraternidad, ayudándonos a vivir en la alegría y en el dolor, en la siembra, en la poda y en la sasón del fruto que madura al calor de tu mirada.

Has entrado en el quehacer cotidiano de nuestras vidas, haciendo de nuestras casas tu Nazareth; de nuestras vidas, tu misión; de nuestras conductas, tu obrar; de nuestra oración, tu disponibilidad, a lo que Dios te pidió, de nuestras comunidades, la fraternidad que nos imprime tu presencia de madre.

Esta presencia en nosotros nos convierte en discípulos de Jesús, de quien eres la maestra que eligió la mejor parte, en Iglesia como lugar de encuentro y vivencia, porque al darnos a Jesús te convertiste en nuestra madre.

Hoy, aquí, somos un signo visible, fuerte y gozoso de todo lo que haces y significas para cada uno de nosotros, que con fe grande y amor de correspondencia, queremos expresarte el lugar que ocupas en nuestras vidas.

Sabemos que como madre curarás las heridas de nuestras caídas y como maestra, nos indicarás el camino para no volver a caer.

Somos tuyos, te ofrecemos hoy nuestra vida y nuestro corazón, tu guárdanos y defiéndenos como una posesión tuya.

¿Qué más podemos darte?

Como expresión material e indeleble hemos elegido un metal de nuestra tierra, el fruto de nuestros campos y el punzón y el martillo del orfebre en manos de tu pueblo y de tus pastores para labrarte este signo de nuestro amor que hoy ponemos en tu frente como testimonio irreversible de que te queremos y te pertenecemos.

Los signos de la Cruz, del Espíritu Santo y del Rosario están por encima de todo como testimonio de tu grandeza asociada a la voluntad de la Trinidad Santísima que sintetiza toda nuestra voluntad.

Madre, como pueblo mariano, fieles y pastores, te sentimos tan cercana que nos fusionas en la intimidad de Dios, haciéndonos uno, para que el mundo crea!

9.23.2009

LA ORACION ANGELICAL.


LA ORACION ANGELICAL.

EL AVE MARIA SE LLAMA TAMBIEN "ORACION ANGELICAL"PORQUE FUE PRONUNCIADA LA PRIMERA VEZ POR UN ANGEL,SAN GABRIEL. "ESTA ALABANZA DE GABRIEL- DICE SANATANACIO-,ES PROPIA NO SOLO DE LOS HOMBRES, SINOTAMBIEN DE LOS ANGELES, QUIENES DAN EL PARABIEN A TAN EXELSA REINA, Y ESTA LABANZA DEBE PREFERIRSE YA EN LAIGLESIA MILITANTE COMO TRIUNFANTE.EN UNA VISION EL BEATO DE LA ROCHE, SE HALLO MARAVILLADO DE QUE LOS ANGELES ENTONARON EL SALUDO DELAVEMARIA, POR LO CUAL NUESTRA SENORA LE ENVIO UNO DEAQUELLOS ANGELES QUE LE DIJO "OYE Y ATIENDE, CON ELAVEMARIA, SE DIO PRINCIPIO A LA REDENCION DEL MUNDO;POR ELLA SE ENCARNO AL VERBO; SE LIBERO AL HOMBRE YFUERON REPARADAS LAS RUINAS DE LOS ANGELES CAIDOS. PORLO CUAL TODOS LOS COROS ANGELICOS CANTARAN ETERNAMENTEESTE NUEVO CANTICO A DIOS Y A SU MADRE SANTISIMA"SAN FRANCISCO DE SALES NOS RECOMIENDA UNIRNOS ALOS ANGELES AL REZAR EL ROSARIO Y NOS DA UNA DE SUSEXPRESIVAS COMPARACIONES: "ASI COMO LOS RUISENORESPEQUENOS APRENDEN A CANTAR CON LOS MAYORES, ASI TAMBIEN,SI NOS UNIMOS DE CORAZON A LOS ANGELES, CON ESTASANTA COMUNICACION, APRENDEMOS A REZAR DE UNA MANERAMAS PERFECTA.

9.22.2009

Santa María del Silencio


ORACIÓN:
Enséñame, ¡oh Madre del Señor!
* A callar si la caridad va a quedar dañada si hablo.
* A no hablar mal de nadie,
* A callar siempre que el hablar sólo traiga crítica destructiva, vergüenza o difamación del hermano.
* A llevarme unos cuantos secretos a la tumba.
* A callar cuando mi silencio sea una fraternal reprensión, una disconformidad con lo incorrecto, lo deshonesto o difamatorio que se está diciendo.

Enséñame:
* A callar lo negativo, lo malo, lo que avergüenza al hermano si hablando falto a la caridad y no defiendo la justicia o al inocente.
* El silencio de la aceptación interior sin rebelión interior y en la paz del corazón.
A callar, a sufrir, a amar y aceptar en el silencio que se confía en Dios.
Enséñame:
* A orar en lo escondido, a dar limosna en lo oculto, a vivir santamente en el decoro del silencio del corazón.
* A caminar entre silencios, aunque no a solas, sino acompañado del Señor y de los hermanos.

Que no olvide nunca que a Dios se va por el hermano. Enséñame a hacer silencio exterior, pero sobre todo, el silencio interior de pensamientos inútiles, ilusiones imaginarias, deseos irrealizables, preocupaciones y agobios excesivos.
Enséñame:
* A cultivar el silencio, fuente de inmensas energías y ambiente necesario para las más arriesgadas decisiones.
* El silencio para entenderme a mi.
* El silencio para poder escuchar y entender al hermano.
* El silencio, los desiertos, las pobladas soledades donde únicamente me puedo encontrar con Dios y “conocer a Dios”.

Enséñame, oh María, nuestra Señora de los silencios fecundos, un clima de silencio permanente, un silencio tal que me conduzca al monte santo de la contemplación.
Amén.

9.21.2009

Nuestra Señora de las Mercedes



Nuestra Señora de las Mercedes San Gerardo Sagredo
Nuestra Señora de las Mercedes. Patrona de los Presos.
Una antigua tradición narra que en el año de 1218 la Sma. Virgen se le apareció a San Pedro Nolasco recomendándole que fundara una comunidad religiosa que se dedicara a socorrer a los que eran llevados cautivos a sitios lejanos.
San Pedro Nolasco, apoyado por el rey Jaime el Conquistador y aconsejado por San Raimundo de Peñafort, fundó la Orden religiosa de Nuestra Señora de la Merced o de las Mercedes. La palabra merced quiere decir: misericordia, ayuda, caridad.
Esta comunidad religiosa lleva muchos siglos ayudando a los prisioneros y ha tenido mártires y santos. Sus religiosos rescataron muchísimos cautivos que estaban presos en manos de los feroces sarracenos.
Desde el año 1259 los Padres Mercedarios empezaron a difundir la devoción a Nuestra Señora de la Merced (o de las Mercedes) la cual está muy extendida por el mundo.
Recordemos que a quienes ayudan a los presos les dirá Cristo en el día del Juicio: "Estuve preso y me ayudaste. Todo el bien que le hiciste a los demás, aunque sea a los más humildes, a Mí me lo hiciste"(Mat. 25, 40).

9.16.2009

MARIA DESATA NUDOS


MARIA DESATA NUDOS

ORACION
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi auxiliadora, la Madre colaboradoradesata los nudos por mi, que no tenga confusiones
danos tus bendiciones para elevarnos más a Tí


Mi vida es madeja de nudos, envia a un ángel aqui, yo traigo mi alma, mis sueños, mis engaños, mis daños aboga ante tu hijo por mi, se mi Intercesora, Mediadora
Madre que hoy en este día en que nos entregas a Tu Niño
solo tienes amor, ternura, cariño y nosotros solo para Tí
la humildad de esperar que nos ayudes el alma a sanar


María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi intercesora, María millonaria de luz desata los nudos de mi, como desataste en la Cruz
tu propio dolor, el dolor que soportó Tu Hijo y en Tí
hoy depositamos nuestro dolor, nuestra cruz, otro nudo
que la mente aun no pudo con su irracionalidad desatar
ORACION
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi auxiliadora, la Madre colaboradoradesata los nudos por mi, que no tenga confusiones
danos tus bendiciones para elevarnos más a Tí


Oh María, oh mira aqui, ayúdame Santa Madreson tantos los nudos en mi, que se me ha revuelto
la vida y estoy desasida buscando volverme a integrarsola no los puedo deshacer, ayúdame a deshacerlos
pon tu velo alrededor de mi alma y Tu divnidad
y así tener la serenidad para poder este mal remediar


María desata los nudos, desata los nudos de mi, con la confianza que siempre me inspiras y das
pon Tu Mano de rosa pura y bájame tu cielo
aquí en medio de mi turbulenta mar, pon en vuelo los nudos por mi, que quiero volver a amar
a sentir que solo por amor yo puedo tener claridad
para lograr que mi mente, mi cuerpo y mi alma
recuerden totalmente tu integridad
ORACION
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi auxiliadora, la Madre colaboradoradesata los nudos por mi, que no tenga confusiones
danos tus bendiciones para elevarnos más a Tí

Con mi alma confusa te pido, desata los nudos por mi, se que no nos abandonas ahora, sabes que es la hora
para darnos tanto de Ti que solo en tu Maternidad
en tu sernidad, en tu silencio, en tu verdad que adora
podremos encontrar la Paz las almas pecadoras
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi mediadora, la que me coloca entre Dios
Jesús, el Espíritu Santo y todo este tanto del mundo
que evita que pueda tener un pensamiento profundodesata los nudos por mi, desata los apegos, los deseos
los malos hábitos, los miedos, las preocupaciones
los problemas a los que no les encuentro soluciones
danos tus bendiciones y aplaca el mal inmundo
ORACION
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi auxiliadora, la Madre colaboradoradesata los nudos por mi, que no tenga confusiones
danos tus bendiciones para elevarnos más a Tí

Yo con tu amor ya vivo, después que te veo Madrerecibo consuelo, esperanza, has que ponga en la balanza
lo que debo reconstruir, rescatar, reparar y concluir como yo en mis rezos pedi, espero Madre volver a pedir
y ser por Ti siempre escuchada y verte en la alborada

María desata los nudos, desata los nudos de mi, o Virgen, tu eres mi socorro, mi ayuda, mi sol
mi escenario donde mi historia escribo y vivo he visto como Tu al fin estas con nosotros presente
así te siento yo ahora, Mi Madre conciliadora
Tú me rescatas, Tú me solventas, Tú me ahuyentas
todo mal y peligro, al enemigo, todo lo que perjudica
Tú Madre bendita me adjudicas un lugar en tu hogar
ORACION
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi auxiliadora, la Madre colaboradoradesata los nudos por mi, que no tenga confusiones
danos tus bendiciones para elevarnos más a Tí

Pedimos por todo el mundo, por trabajo, salud y por paz, rezamos por nuestras familias, vecinos, países y más.
Pedimos por todo lo que en este mundo nos daña
por todo lo que impide que la Tierra sea tan fecunda
como Dios nos la entregó, que el clima vuelva a normalizarse
que el Planeta vuelva a estabilizarse y que la gente extraviada
vueova a tomar su lugar y continue su camino solo para amar

ORACION
María desata los nudos, desata los nudos de mi, tu eres mi auxiliadora, la Madre colaboradoradesata los nudos por mi, que no tenga confusiones
danos tus bendiciones para elevarnos más a Tí

" NUESTRA SEÑORA DE LA RECONCILIACIÓN"




" NUESTRA SEÑORA DE LA RECONCILIACIÓN"
Nuestra Señora de la Reconciliación;Virgen de la fidelidad y del servicio,
De la pobreza y del silencio,De la nueva creación en el espírituMadre de los que sufren enla soledad Y buscan la esperanza.Señora de los que vuelven a casa>Y descubren al Padre y al hermano.
Virgen de la amistad y el amor,Señora de la Paz y de la alianza,Tú nos diste a Jesús el salvador
El que quita los pecados del mundoY lo reconcilia con el Padre por su sangre.
El nos dio la EucaristíaY nos pidió que nos amáramosGracias por ser así: tan sencilla y tan buena Tan honda en la contemplaciónY tan abierta a los problemas de los Otros tan fiel servidora del SeñorY tan cercana a los hombres que pecamos.Gracias por habernos recibidoPor habernos golpeado el corazón Y enseñado la senda del regresoPor habernos serenado el camino
Por hacernos sentir que somos hijosOlvidamos al Padre que nos ama Y nos hemos encerrado ante el dolor,
La pobreza y la injusticia Hoy gozamos en la paz y la alegría del reencuentro Hemos vuelto al Señor que nos libera Y hace nuevos.
Saboreamos adentro su palabraComimos en familia
El Pan de la unidad que da la vida.
De allí nace para todos El espíritu de amor que nos faltabaEsa red de justicia verdadera Que es la raíz de la pazEntre los pueblos.Gracias por todo, Madre del CaminoY la EsperanzaGracias por habernos alcanzado laReconciliación con Dios y con losHombre en tu Hijo.Virgen de la ReconciliaciónMuéstranos al Padre de cada díaY a Cristo que vive en los hermanos.Amén( Cardenal Pironio)

9.14.2009

coronilla ala virgen de los Dolores

Rezar despacio, meditando estos dolores: 1º Dolor La profecía de Simeón en la presentación del Niño Jesús. Virgen María: por el dolor que sentiste cuando Simeón te anunció que una espada de dolor atravesaría tu alma, por los sufrimientos de Jesús, y ya en cierto modo te manifestó que tu participación en nuestra redención como corredentora sería a base de dolor; te acompañamos en este dolor. . . Y, por los méritos del mismo, haz que seamos dignos hijos tuyos y sepamos imitar tus virtudes. Dios te salve, María,…
2º Dolor La huida a Egipto con Jesús y José. Virgen María: por el dolor que sentiste cuando tuviste que huir precipitadamente tan lejos, pasando grandes penalidades, sobre todo al ser tu Hijo tan pequeño; al poco de nacer, ya era perseguido de muerte el que precisamente había venido a traernos vida eterna; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que sepamos huir siempre de las tentaciones del demonio. Dios te salve, María,…
3º Dolor La pérdida de Jesús. Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al perder a tu Hijo; tres días buscándolo angustiada; pensarías qué le habría podido ocurrir en una edad en que todavía dependía de tu cuidado y de San José; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que los jóvenes no se pierdan por malos caminos. Dios te salve, María,…
4º Dolor El encuentro de Jesús con la cruz a cuestas camino del calvario. Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver a tu Hijo cargado con la cruz, como cargado con nuestras culpas, llevando el instrumento de su propio suplicio de muerte; Él, que era creador de la vida, aceptó por nosotros sufrir este desprecio tan grande de ser condenado a muerte y precisamente muerte de cruz, después de haber sido azotado como si fuera un malhechor y, siendo verdadero Rey de reyes, coronado de espinas; ni la mejor corona del mundo hubiera sido suficiente para honrarle y ceñírsela en su frente; en cambio, le dieron lo peor del mundo clavándole las espinas en la frente y, aunque le ocasionarían un gran dolor físico, aún mayor sería el dolor espiritual por ser una burla y una humillación tan grande; sufrió y se humilló hasta lo indecible, para levantarnos a nosotros del pecado; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que seamos dignos vasallos de tan gran Rey y sepamos ser humildes como Él lo fue. Dios te salve, María,…
5º Dolor La crucifixión y la agonía de Jesús. Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la crueldad de clavar los clavos en las manos y pies de tu amadísimo Hijo, y luego al verle agonizando en la cruz; para darnos vida a nosotros, llevó su pasión hasta la muerte, y éste era el momento cumbre de su pasión; Tú misma también te sentirías morir de dolor en aquel momento; te acompañamos en este dolor. Y, por los méritos del mismo, no permitas que jamás muramos por el pecado y haz que podamos recibir los frutos de la redención. Dios te salve, María,…
6º Dolor La lanzada y el recibir en brazos a Jesús ya muerto. Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al ver la lanzada que dieron en el corazón de tu Hijo; sentirías como si la hubieran dado en tu propio corazón; el Corazón Divino, símbolo del gran amor que Jesús tuvo ya no solamente a Ti como Madre, sino también a nosotros por quienes dio la vida; y Tú, que habías tenido en tus brazos a tu Hijo sonriente y lleno de bondad, ahora te lo devolvían muerto, víctima de la maldad de algunos hombres y también víctima de nuestros pecados; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, haz que sepamos amar a Jesús como El nos amo. Dios te salve, María,…
7º Dolor El entierro de Jesús y la soledad de María. Virgen María: por las lágrimas que derramaste y el dolor que sentiste al enterrar a tu Hijo; El, que era creador, dueño y señor de todo el universo, era enterrado en tierra; llevó su humillación hasta el último momento; y aunque Tú supieras que al tercer día resucitaría, el trance de la muerte era real; te quitaron a Jesús por la muerte más injusta que se haya podido dar en todo el mundo en todos los siglos; siendo la suprema inocencia y la bondad infinita, fue torturado y muerto con la muerte más ignominiosa; tan caro pagó nuestro rescate por nuestros pecados; y Tú, Madre nuestra adoptiva y corredentora, le acompañaste en todos sus sufrimientos: y ahora te quedaste sola, llena de aflicción; te acompañamos en este dolor . . . Y, por los méritos del mismo, concédenos a cada uno de nosotros la gracia particular que te pedimos…
Dios te salve, Maria,…Gloria al Padre . 1. La Santísima Virgen María manifestó a Sta. Brígida que concedía siete gracias a quienes diariamente le honrasen considerando sus lágrimas y dolores y rezando siete Avemarías: Pondré paz en sus familias. Serán iluminados en los Divinos Misterios. Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos. Les daré cuanto me pidan, con tal que no se oponga a la voluntad adorable de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas. Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y protegeré en todos los instantes de su vida. Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte; verán el rostro de su Madre. He conseguido de mi Divino Hijo que las almas que propaguen esta devoción a mis lágrimas y dolores sean trasladadas de esta vida terrenal a la felicidad eterna directamente, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos su consolación y alegría.

9.11.2009

virgen de Coromoto


Acto de consagración de S.S. Juan Pablo II a la Virgen
Caracas, Venezuela, 27 de enero de 1985
Y ahora con gran confianza en su maternal ayuda queremos hacer esta mañana
el acto de ofrecimiento de todos los hijos de Venezuela a Nuestra Señora de Coromoto.
A Ti, Madre Santísima, que has sido la protectora de la fe del pueblo venezolano,
te confío hoy la fe de este pueblo venezolano, te confío hoy la fe de este pueblo.
Defiéndela contra los peligros del laicismo, de los ataques que lo amenazan, del consumismo,
de la visión horizontalista de la vida que amenaza su rigor.
En tus manos, oh María, Madre de Cristo y nuestra, pongo las alegrías y las tristezas, las esperanzas y sufrimientos,
los desvelos y necesidades de todas las familias venezolanas.
Cuida en ellas la vida, aun la no nacida, protege a sus niños y jóvenes,
conforta a sus enfermos y ancianos, aumenta el amor de los esposos,
para que caminen siempre en la luz de tu Hijo y busquen la estabilidad de su unión en el sacramento.
Asiste asimismo a las familias inmigrantes, que son las más numerosas.
Te encomiendo , oh María, Madre de la Iglesia, a los ministros de tu Hijo,
a las almas consagradas, a los que sintieron la llamada a su sevicio y al de sus hermanos.
Alienta sus anhelos apostólicos, afiánzales su fidelidad, inspírales deseos de santidad, acompaña su generosa entrega eclesial.
Te confío también el problema de escasez de vocaciones.
Inspira a esta Iglesia para que redoble su vitalidad, suscitando en su seno abundantes y selectas vocaciones.
Bendice a cuantos con su trabajo honrado procuran el bienestar de los hermanos:
al campesino y al obrero, al empresario y al alrtesano, a los profesiomnales y a quienes tienen responsabilidades de dirección en la sociedad.
Ayúdales a ejercer su misión con gran sentido de honradez, diligencia y moralidad, escuchando el fuerte clamor de justicia que brota de tantos corazones.
Virgen Santa de Coromoto,
en unión colegial con mis hermanos obispos de Venezuela;
guía esta nación por los caminos de la paz y del progreso cristiano;
ayuda a todos sus hijos, para que de la mano de Cristo, nuestro Señor y Hermano,
caminen hacia el Padre común en la unidad del Espíritu Santo.
Amén.

9.10.2009

INVOCACIONES AL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA


INVOCACIONES AL SANTÍSIMO NOMBRE DE MARÍA
Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acuérdate de mí, miserable pecador. Avemaría.Acueducto de las divinas gracias, concédeme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Avemaría.Reina del Cielo y de la tierra, sé mi amparo y defensa en las tentaciones de mis enemigos. Avemaría.Inmaculada hija de Joaquín y Ana, alcánzame de tu Santísimo Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Avemaría.Abogada y Refugio de los pecadores, asísteme en el trance de mi muerte y ábreme las puertas del Cielo. Avemaría.

9.03.2009

Soy todo tuyo María Virgen María,


Soy todo tuyo María Virgen María,

Madre mía, me consagro a ti y confío en tus manos toda mi existencia.

Acepta mi pasado con todo lo que fue.

Acepta mi presente con todo lo que es.

Acepta mi futuro con todo lo que será.

Con esta total consagración te confío cuanto tengo y cuanto soy,todo lo que he recibido de Dios.

Te confío mi inteligencia, mi voluntad, mi corazón.

Deposito en tus manos mi libertad, mis ansias y mis temores,mis esperanzas y mis deseos, mis tristezas y mis alegrías.

Custodia mi vida y todos mis actospara que le sea más fiel al Señory con tu ayuda alcance la salvación.

Te confío ¡Oh María! mi cuerpo y mis sentidospara que se conserven puros y me ayuden en el ejercicio de las virtudes.

Te confío mi alma para que tú la preserves del mal.

Hazme partícipe de una santidad igual a la tuya;hazme conforme a Cristo, ideal de mi vida.

Te confío mi entusiasmo y el ardor de mi juventud,para que tú me ayudes a no envejecer en la fe.

Te confío mi capacidad y deseos de amar;enséñame y ayúdame a amar como tú has amadoy como Jesús quiere que se ame.

Te confío mis incertidumbres y angustiaspara que en tu corazón yo encuentre seguridad,sostén y luz en cada instante de mi vida.

Con esta consagración me comprometo a imitar tu vida.

Acepto las renuncias y sacrificios que esta elección comportay te prometo, con la gracia de Dios y con tu ayuda,ser fiel al compromiso asumido.¡Oh María!, soberana de mi vida y de mi conducta,dispón de mí y de todo lo que me pertenece,para que camine siempre junto al Señor bajo tu mirada de Madre.

¡Oh María! Soy todo tuyoy todo lo que poseo te pertenece ahora y siempre. ¡Amén!

MENSAJE DE MARIA REYNA DE LA PAZ




Mensaje de María Reina de la Pazdel 2 de setiembre de 2009dado por medio de Mirjana


Queridos hijos, hoy los invito con corazón materno a que aprendan a perdonar completamente y sin condiciones. Ustedes sufren injusticias, traiciones y persecuciones, pero por esto están más cerca y son más queridos por Dios. Hijos míos, oren por el don del amor. Sólo el amor perdona todo, como hizo mi Hijo. ¡Síganlo! Estoy en medio de ustedes y oro para que cuando estén frente al Padre puedan decir: “aquí estoy, Padre, he seguido a tu Hijo, he amado y perdonado con el corazón porque creía en tu juicio y confío en Ti".

MADRE DE MISERICORDIA


MADRE DE MISERICORDIA

Oh Madre que con tu misericordiahas penetrado en mi corazónten piedad de mí.Tú que desde lo altome has hecho ver la Verdadme libraste de caeren manos enemigas,eres admirable en tu amoren tu bondad divina.Por medio de Tirecibimos la Gloria del Señor.Mi boca pronunciaráeternamente Tu Nombre,que quede yo impregnada de Ti.Madre eres como un manantialemanando sabiduríay el camino hacia el Todopoderoso.Alabada siempre seas.Amen.

9.02.2009

MAGNIFICAT, CANTO DE AMOR AGRADECIDO



MAGNIFICAT, CANTO DE AMOR AGRADECIDO

Oh Virgen SantísimaMadre de Cristo y Madre de la Iglesia,con alegría y admiraciónnos unimos a tu Magnificat,a tu canto de amor agradecido.
Contigo damos gracias a Dios,«cuya misericordia se extiendede generación en generación»,por la espléndida vocacióny por la multiforme misiónconfiada a los fieles laicos,por su nombre llamados por Diosa vivir en comunión de amory de santidad con Ély a estar fraternalmente unidosen la gran familia de los hijos de Dios,enviados a irradiar la luz de Cristoy a comunicar el fuego del Espíritupor medio de su vida evangélicaen todo el mundo.
Virgen del Magnificatllena sus corazonesde reconocimiento y entusiasmopor esta vocación y por esta misión.
Tú que has sido,con humildad y magnanimidad,«la esclava del Señor»,danos tu misma disponibilidadpara el servicio de Diosy para la salvación del mundo.Abre nuestros corazonesa las inmensas perspectivasdel Reino de Diosy del anuncio del Evangelioa toda criatura.
En tu Corazón de madreestán siempre presentes los muchos peligrosy los muchos malesque aplastan a los hombres y mujeresde nuestro tiempo.Pero también están presentestantas iniciativas de bien,las grandes aspiraciones a los valores,los progresos realizadosen el producir frutos abundantes de salvación.
Virgen valiente,inspira en nosotros fortaleza de ánimoy confianza en Dios,para que sepamos superartodos los obstáculos que encontremosen el cumplimiento de nuestra misión.Enséñanos a tratar las realidades del mundocon un vivo sentido de responsabilidad cristianay en la gozosa esperanzade la venida del Reino de Dios,del nuevo Cielo y de la nueva tierra.
Tú que junto a los Apóstoleshas estado en oraciónen el Cenáculoesperando la venida del Espíritu de Pentecostés,invoca su renovada efusiónsobre todos los fieles laicos, hombres y mujeres,para que correspondan plenamentea su vocación y misión,como sarmientos de la verdadera vid,llamados a dar mucho frutopara la vida del mundo.
Virgen Madre,guíanos y sostennos para que vivamos siemprecomo auténticos hijose hijas de la Iglesia de tu Hijoy podamos contribuir a establecer sobre la tierrala civilización de la verdad y del amor,según el deseo de Diosy para su gloria.

I made this widget at MyFlashFetish.com.