4.12.2016

Docenario Guadalupano

Docenario Guadalupano



Padre Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

Estamos en pleno tiempo pascual y muy motivados por los aires saludables de la venida del Papa a México hace dos meses. Este tiempo es de oración, de agradecimiento porque el Padre nos resucitó a Jesús y en Él contemplamos nuestro futuro.
Nos preparamos para la fiesta de su ascensión al Cielo; alegrémonos por su triunfo y el nuestro y aprovechemos este mes de gracia en el que el Espíritu Santo se nos va dando de forma original.
Hoy contemplaremos y meditaremos sobre la acción portentosa del Espíritu Santo en el Acontecimiento Guadalupano. Ojalá estas reflexiones nos ayuden a redescubrir la santa presencia del Espíritu Santo en nuestra vida y en la misión de cada familia, pueblo y nación ante el plan tan maravilloso de nuestro Dios.

Primera consideración: El Espíritu Santo actuó en las tierras que hoy son México, y en el cerro del Tepeyac en concreto, para secundar el plan divino de salvación para todos los pueblos (Nican Mopohua: desde el inicio hasta el número 6). Admiremos la Sabiduría Divina que así actúa por nosotros para nuestro bien y desde nuestro propio país.

Segunda consideración: El Espíritu Santo preparó perfectamente el escenario donde iban a ser los encuentros de nuestra Madre con San Juan Diego. Dice el Nican Mopohua en los números 6 a 22 que Juan Diego se quedó extasiado y se preguntaba si ya estaba en el paraíso que Dios nos anunció. Toda la creación estaba bellísima. Contemplemos con él.

Tercera consideración: El Espíritu Santo preparó a María para que este encuentro fuera muy cordial entre Ella y Juan Diego. Así lo hizo también cuando, a través del arcángel San Gabriel, le anunció que sería la Madre del Mesías. Aquí, Ella viene a darlo, a ofrecérnoslo, a darlo a conocer, a que lo amemos… (Nican Mopohua números 22-31 y Evangelio de San Lucas 1, 26-38). Agradezcamos tanto bien programado y dedicado para nosotros…

Cuarta consideración: El Espíritu Santo preparó también las cosas desde España para que fray Juan de Zumárraga fuera enviado aquí para que fuera el primer obispo de lo que hoy es Ciudad de México y sus amplios alrededores. Él preparó también a Juan Diego para que fuera el interlocutor entre la Virgen y el Obispo. Alabemos esta capacidad increíble del Espíritu Santo para iniciar tan espléndidamente este Acontecimiento Guadalupano. (N.M. números: 39-67; 68-81; 88-93).

Quinta consideración: El Espíritu Santo envió a María con Juan Bernardino para que sanase, preparó el jardín de rosas y otras flores de donde Juan Diego las llevaría en su ayate al Obispo que contempló en él la Gran Señal que Dios daba a todo el mundo de su presencia consoladora y misericordiosa a través de Santa María de Guadalupe. Quedémonos conmovidos contemplando y agradeciendo estas escenas magníficas y únicas en la historia mundial. Y sigamos dando a conocer este Acontecimiento a todos los que podamos; así Dios seguirá manifestando su amor misericordioso a muchísimos hermanos que lo necesitan… (ver citas en el Nican Mopohua: 194-204; 103-116; 124-142; 160-184. Biblia: Is 63.13; Sir 50, 5-10 y 24, 18.23; Jn 1, 1-14; Apoc 11, 19 y 12, 1).


I made this widget at MyFlashFetish.com.