11.12.2010

Reflexión del misterio del Santo Rosario


Reflexión del misterio del Santo Rosario
Primer misterio gozoso: "La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios".
A una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María (Lc 1, 27)
Reflexión:
El Espíritu Santo ha unido en este versículo los dos nombres más sublimes después del Nombre de Jesús, que son José y María. Y si así lo quiso el Espíritu de Dios, es porque en ello hay un gran misterio, ya que si María participa de la naturaleza de Dios, es decir, que lo que Dios es por naturaleza, María lo es por gracia; entonces, como José es el esposo verdadero de María, podemos decir que todo lo que le pertenece a la Esposa, también le pertenece al esposo. Así descubrimos que si María es la Omnipotencia Suplicante, José también participa de este poder infinito que le da su Esposa, la Virgen.
Entonces, cuando rezamos el Rosario, tengamos presente en estos misterios también a San José, que sufrió muchísimo y que tuvo la misión más alta que hombre alguno pudo y podrá tener, que es la de tutelar y sustentar al Hijo de Dios y a su Madre Santísima.
Estos esposos habían decidido vivir en castidad perfecta, por eso el texto llama dos veces a María “virgen”, dando a entender con ello que María era, fue y será siempre virgen.
Y se nos revela el nombre que, después del de Jesús, tiene más poder en el Cielo y en la tierra, es decir, el nombre de María, a cuyo sonido tiemblan los Infiernos, y huyen despavoridos los demonios. Por eso cuando rezamos el Santo Rosario, al nombrar a María, nos protegemos al amparo de este nombre bendito, por el que el Cielo derrama lluvia de gracias y de perdón para el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.