12.22.2010

En la alegría y la tribulación.


En la alegría y la tribulación.
El Rosario me ha acompañado en los momentos de alegría y en los de tribulación.
(De la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae)
Comentario:
El Rosario es una compañía, porque en el Rosario está María, nuestra Madre amadísima, que reza con nosotros y está a nuestro lado mientras lo rezamos.
Hay que perseverar en la oración. ¡Pobre de aquel que en los momentos de tribulación deja de lado el Rosario, ya que está soltando de sus manos el salvavidas que lo podría salvar!
Cuando estamos contentos, es muy bueno rezar el Santo Rosario para dar gracias a Dios y compartir con Él y con su Madre nuestra alegría.
Y cuando nos llega alguna prueba o tribulación, hay que rezar el Rosario para encontrar en él consuelo y fortaleza, y seguir caminando por el camino de la vida con esperanza en el corazón.
En todo tiempo tenemos que rezar el Rosario. Él debe ser nuestro descanso y nuestra paz.
Cuando un niño tiene miedo, sufre o está alegre, siempre busca a su mamá para consolarse y estarse con ella. Nosotros, en todos los momentos importantes de nuestra vida, y los simples momentos de cada día, debemos buscar la compañía de nuestra Madre Celestial, y la encontraremos en el rezo del Santísimo Rosario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.