1.31.2011

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR EN EL TEMPLO

2 de febrero de 2011

PRESENTACIÓN DEL SEÑOR EN EL TEMPLO
Esta fiesta, antes llamada "de la Purificación de la Virgen María" recuerda el cumplimiento, por parte de la Sagrada Familia, de la Ley de Moisés que mandaba que a los 40 días el niño debía ser presentado en el templo, y la madre debía realizar el rito de la purificación. La celebración litúrgica de este día comienza con la ceremonia de la bendición y subsiguiente procesión de los cirios y candelas, que simbolizan a Jesús que aparece en el templo "como la luz que ilumina a todas las naciones" –según la expresión del anciano Simeón cuando recibe al Niño Jesús en el templo de Jerusalén–. Por esa razón esta fiesta se conocía antes con el nombre de "Fiesta de las candelas", o "Nuestra Señora de la Candelaria". Con este último nombre aún se celebra en muchos lugares. 

1.28.2011

En brazos de María.

En brazos de María. 
Si queremos alcanzar la infancia espiritual, tenemos que ponernos en los brazos de María, porque Ella es nuestra Madre y, cuanto más pequeños queramos ser, tanto más nos debemos dejar guiar en todo por Ella, y abandonarnos con  confianza en su regazo.
María es quien nos enseña a caminar por el camino de la vida espiritual, y así como el niño sin la madre no puede hacer casi nada; así también nosotros sin María, nuestra Madre del Cielo, no podemos hacer absolutamente nada de bueno.
Por eso ¡qué bueno es que nos confiemos completamente en María, ya que así seremos guiados a la santidad!
Hablemos con María, confiémosle todos nuestros problemas, dudas y angustias, porque Ella tiene de Dios el poder y la facultad de consolar a los tristes y dar fortaleza a todo hijo de Dios que esté necesitado, ya que es la Madre, la que todo lo comprende y lo excusa de sus hijos, y la que hace todo por ellos, para verlos felices y adelantados en el camino del bien y la virtud.
Aprendamos del Niñito Jesús a ser dóciles a María. Veámosle cómo duerme, tan pequeñito y tranquilo, en los brazos de su Mamá, e imitemos ese abandono, esa confianza, tan necesarios para alcanzar la infancia espiritual, que tanto agrada a Dios Nuestro Señor.

1.27.2011

¿Quién es María?


¿Quién es María?
La Pura.

Hoy parece raro hablar de la pureza en este mundo que está corrompido por el pecado de la impureza, por la lujuria que arrastra a la humanidad entera hacia el abismo. Por eso tenemos que pensar en María, la Virgen Purísima, e invocarla si queremos guardar intacta nuestra pureza y conservarla y defenderla de los enemigos del alma.
Pensemos que María es solo inferior a Dios, y que esto nos diga todo, porque no hay criatura superior a la Virgen, y hasta los ángeles más puros y eminentes, son una nada con respecto a María.
Si queremos tener a María por amiga, tenemos que esmerarnos en guardar la pureza de mente, cuerpo y alma, porque la Pureza se deleita en tener amistad con los puros.
Pero no nos desalentemos si a veces hemos caído, porque María es la Pura, pero también es la Compasiva y el refugio de los pecadores, y Ella, pasando su mano virginal sobre nosotros, nos devuelve la prístina pureza si la hemos perdido.
Si Jesús ha dicho en el Evangelio que son bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios, y lo entenderán y comprenderán las cosas espirituales; ¡cuánto más María, que es la Purísima, habrá comprendido y entendido las cosas de Dios! Por eso dice el Evangelio que María guardaba y meditaba todas las cosas en su Corazón, que era puro y perfecto.
¡Oh María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos!

1.26.2011

Mensaje del 25 de Enero de 2011

 
Mensaje del 25 de Enero de 2011
Queridos hijos, también hoy estoy con vosotros y os miro y os bendigo, y no pierdo la esperanza de que este mundo cambie para bien y la paz reine en los corazones de los hombres. La alegría reinará en el mundo porque os habéis abierto a mi llamada y al amor de Dios. El Espíritu Santo está cambiando a una multitud que ha dicho sí. Por eso deseo deciros: ¡gracias por haber respondido a mi llamada!”

La espera de la Madre.


La espera de la Madre.

30-1-85 460
El profundo deseo de vuestra Madre es que el hijo equivocado se arrepienta y vea que el Señor está esperando.


Os digo: El retorno de un hijo siempre es aceptado. Convertíos y seréis amados por el Señor.
Gloria a Dios.
(Mensaje de María del Rosario de San Nicolás)
Comentario:
Si alguna vez un hijo, enojado con su padre, se va de la casa; la madre es la que lo espera, y busca la manera de volverlo a su hogar, con ruegos a Dios y con lágrimas.
También María, nuestra Madre del cielo, se pone triste cuando por el pecado nos alejamos de la casa del Padre. Entonces Ella es quien reza por nosotros, para que comprendamos en la situación lastimosa que nos encontramos, y volvamos a la casa paterna.
¡Qué alegría que siente la Virgen al hacer volver a un hijo a la vida de la gracia, cuando lo rescata del pecado y del barro en que estaba! ¿Y no le daremos esta alegría a nuestra Mamá del Cielo, que nos ama más que nuestra madre terrena? Sí que se la daremos y hoy mismo trataremos de hacer una sincera y completa confesión, para que Dios vuelva a nuestro corazón, y nosotros retornemos al Corazón de Dios.
Y si no tuvimos la desgracia de alejarnos de la casa del Padre, entonces, junto con María, nuestra común Madre, tratemos de atraer a los hermanos nuestros que se han alejado del hogar de Dios, con nuestros ruegos y oraciones, con nuestro llanto y sacrificio, para darle alegría a María y al Corazón bondadoso de Dios.

1.24.2011

Relación entre el Rosario y el pecado.

Relación entre el Rosario y el pecado.

Me he complacido en citarte palabra por palabra los pasajes de estos serios autores en favor de los predicadores y personas eruditas que pudieran dudar de la maravillosa eficacia del santo rosario. Mientras los predicadores –siguiendo el ejemplo de Santo Domingo– enseñaron la devoción del santo rosario, florecían la piedad y el fervor en las órdenes religiosas que lo practicaban y en el mundo cristiano. Pero, cuando empezó a descuidarse este regalo venido del cielo, sólo vemos pecados y desórdenes por todas partes. 
(De “El Secreto Admirable del Santísimo Rosario”, de San Luis M. Grignion de Montfort) 
Comentario: 
Quien reza todos los días el Rosario, o deja de rezar el Rosario o deja el pecado, porque ambos no pueden convivir.
Si el mundo va por el camino del mal y del pecado es porque ha descuidado el rezo del Rosario.
Es tiempo entonces de que prediquemos por todas partes el Rosario y, sobre todo, que lo recemos cada día, y de ser posible los veinte misterios, o aún más si el tiempo y las ocupaciones nos lo permiten, porque rezando el Rosario es como ayudamos a las almas, en gran número, a salvarse, y colaboramos con el mundo para que éste se salve y se prepare a recibir al Señor que vuelve a reinar sobre la tierra.
Con el rezo del Rosario hacemos que María vaya tomando posesión de los corazones y combatimos el error y las herejías, y el vicio y el pecado por fuerza deben ir disminuyendo, hasta que el triunfo de María sea completo. Lo obtendremos con esta oración celestial.
No perdamos tiempo inútilmente, sino dediquemos más tiempo a la oración, en especial al rezo del Santo Rosario, y veremos las cosas admirables que sucederán en nuestro entorno, en nuestra patria y en el mundo.

Verdadera Devoción a María

Verdadera Devoción a María

Dios no cambia.

[22] El proceder que las tres divinas personas de la Santísima Trinidad han adoptado en la Encarnación y primera venida de Jesucristo,

– lo prosiguen todos los días de manera invisible en la santa Iglesia;

– y lo mantendrán hasta el fin de los siglos en la segunda venida de Jesucristo.

(del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María)

Comentario:

Dios es Dios y no cambia, pues si cambiara no sería Dios. Y Él ha querido que María fuera el instrumento para realizar la salvación del género humano. Por eso el Señor sigue eligiendo a María para continuar la redención y salvar a los hombres. En estos tiempos en que el demonio ha lanzado el desafío a Dios, disputándole la humanidad entera; María será la que nos traerá nuevamente a Jesucristo al mundo. Por eso es necesario que tengamos gran devoción a Aquella que está primera en el Corazón de la Santísima Trinidad, porque si María nos tiene primeros en su Corazón Inmaculado, nuestra salvación no solo está asegurada, sino que nuestra gloria en el Cielo será muy grande. Pensemos estas cosas y amemos cada vez más a María, entregándonos a Ella.

¡Dulce Corazón de María!

¡Sé la salvación del alma mía!

1.20.2011

Pensamiento mariano

Pensamiento mariano

Siempre se recibe al invocar a María.

La Virgen María le reveló a Santa Brígida: “Yo soy –le dijo la reina del cielo y madre de la misericordia- la alegría de los justos y la puerta para introducir los pecadores a Dios. No hay en la tierra pecador tan desventurado que se vea privado de la misericordia mía. Porque si otra gracia por mí no obtuviera, recibe al menos la de ser menos tentado de los demonios de lo que sería de otra manera. No hay ninguno tan alejado de Dios, a no ser que del todo estuviese maldito –se entiende con la final reprobación de los condenados-; ninguno que, si me invocare, no vuelva a Dios y alcance la misericordia”.

Comentario:

¡Qué benditas palabras que nos animan a confiar cada vez más en María, y a no tener miedo por la multitud y gravedad de nuestros pecados, aunque hayan sido los más grandes! Porque María es la Reina de la Misericordia, y Ella es la encargada de aplicar la Misericordia divina a cada una de las almas, porque Jesús, desde la Cruz, la ha dado como Madre de todos los hombres, y una madre se encarga de proveer todo a sus hijos.

Nadie que invoque a María queda como estaba antes de invocarla, porque alguna gracia recibe. Por eso es tan importante que difundamos el culto a la Virgen, su devoción, y mucho mejor su consagración, porque quien está en manos de María, encontró la seguridad en la tierra, en el tiempo de vida terrena, y sobre todo, encontró la seguridad para la eternidad, porque María no dejará que un servidor y devoto suyo termine en el Infierno.

María es el secreto que Dios nos da para que vayamos a Él confiados. Y esto lo ha dado a entender Jesús mismo en las bodas de Caná, cuando por medio de María hizo su primer milagro, aunque todavía no había llegado la hora de comenzar a hacerlos. Pero por María, por su pedido, y porque Dios no puede negarle nada a la Virgen, Jesús hizo su primer milagro en el orden de la naturaleza. Y con esto el Señor nos quiere decir que María es la lleva del milagro, y que nos refugiemos en Ella como en ciudad segura.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

1.12.2011

Docenario Guadalupano


Docenario Guadalupano
Por Joaquín Gallo Reynoso, sacerdote jesuita

Discipulado y misión en el Acontecimiento Guadalupano.

Santa María de Guadalupe y los principales actores del Acontecimiento GuadalupanoUn saludo cordial al iniciar este nuevo año y nuevo ciclo de aportes al Acontecimiento Guadalupano.

Vamos a comenzar un proceso que nos llevará a conocer cómo María, San Juan Diego, el Obispo Zumárraga, Juan Bernardino y el pueblo fueron viviendo su vocación de discípulos misioneros del Señor Jesús.Con esto apoyaremos a la misión continental que se está llevando al cabo en todos los países de América Latina y a nuestro propio Plan Pastoral de la Arquidiócesis de Yucatán para entender lo que Dios nos está pidiendo en nuestra vida ordinaria para que su Reino venga ya a nosotros.El documento de Aparecida de los Obispos Latinoamericanos —2007— nos pide que vivamos como verdaderos discípulos y misioneros del Señor Jesús a quien tratamos de servir.

Él nos iluminará nuestro caminar, y el Espíritu Santo nos impulsará para que vivamos estos valores para gloria del Padre y bien de todos.

Que el camino que vamos haciendo en nuestra diócesis para formar comunidades servidoras del Evangelio del Señor nos apoye para que los miembros de nuestra Iglesia local y las mujeres y hombres de buena voluntad de nuestro Estado encuentren en nosotros el apoyo solidario que andan buscando y se sientan atraídos a seguir de cerca al Señor Jesús.

La temática que desarrollaré, con el favor de Dios, durante este año es la del título de este enunciado: “Discipulado y misión en el Acontecimiento Guadalupano”, y cada mes iremos acentuando algún aspecto importante de este discipulado y esta misión.

En diciembre iniciamos en la diócesis el segundo camino de este año: camino a Ixmul, que está marcado por el deseo de convertirnos a Dios y al servicio de nuestros hermanos y hermanas. Pongamos lo que está de nuestra parte, como nos lo dice Santa María de Guadalupe, para que demos frutos de paz, de amor y reconciliación ante un México tan corrupto y violento. Ella nos acompañará con todo su amor y bondad para que podamos realizar nuestros ideales. Caminemos iluminados por el Señor de la Historia en este año especial para la diócesis, pues se cumplen 450 años de haber sido nombrado el primer Obispo para la antigua diócesis de Yucatán. Que esto nos comprometa más.

Primera consideración: Dios Padre nos envió a María al Tepeyac para darnos a Jesús.

Ella ha cumplido su misión durante estos 479 años de su presencia en México. El Padre Dios, “de quien viene todo lo bueno y perfecto” (St 1, 17), es quien envía a la misión que nos designa a cada un@. Él, como origen de todo bien, es el que nos envió a México a María para que Ella nos diera a Jesús, el “Fruto Bendito de Su vientre”, de manera muy especial en los inicios de México como nueva nación. Agradezcamos este plan al Padre y su amor materno a María. Jaculatoria: Padre Bueno, que nos enviaste a nuestra Madre al Tepeyac, enséñanos a amarla como hijos de verdad.

Segunda consideración: El Señor Jesús en el centro de la historia de México.

El Padre ha querido distinguir a México con una misión muy especial en el mundo para preparar la venida gloriosa del Señor.

Por esta razón México ha declarado a Cristo como Rey y Señor de la Patria. Su presencia en todo el país, desde la época de Juan Diego (N.M. 68-70; 75 y 113), evidencia el amor de México para quien es la Fuente de su vida.

Agradezcamos al Señor Jesús todo el amor, toda la luz que ha dado a nuestro país en estos casi cinco siglos de Historia.

Tercera consideración: El Espíritu Santo, conductor de la historia y promotor de discípulos misioneros. Como nos lo testimonia el libro de los Hechos de los Apóstoles, el que va conduciendo la historia de la Iglesia para bien de la humanidad es el Espíritu Santo, quien nos infunde valor, firmeza, perseverancia y fidelidad en el bien.

Acudamos a Él cada día con toda confianza para que nos guíe en nuestra misión como lo hizo en los inicios del Acontecimiento Guadalupano (N.M. 212-218).

Cuarta consideración: María, Verdadera discípula de Dios. Para ejercer su misión María acogió la Palabra Creadora de Dios y dio su consentimiento para que el Mesías llegara a la tierra. Como buena discípula del Espíritu Santo fue preparando el camino para el nacimiento del Señor y lo acompañó sabiamente, junto con San José, para que Jesús pudiera realizar su plena misión entre nosotros.

Así lo ha hecho en México desde el principio como lo vemos testificado en el Nican Mopohua. Agradezcámosle su humildad y su docilidad con el Espíritu Santo.

Quinta consideración: La misión materna espiritual de María y su acompañamiento a cada un@ de nosotros.

La misión de María, acogida desde su fe y amor a Dios, se vio amplificada con el don de la Maternidad Espiritual que Jesús le confirió desde la cruz y que la Santísima Trinidad le confirmó al enviarla como Madre universal al Tepeyac (N.M. 117-123).

Agradezcamos este plan magnífico de Dios y pongámonos bajo el amparo y protección de quien es nuestra Verdadera Madre espiritual.

Ella nos enseñe este año, en especial, a vivir nuestra vocación de discípulos y misioneros para gloria de Dios.Apoyos bíblicos: Lc 1, 26-38; Jn 19, 25-27; Hechos 1, 12-14; Documento de Aparecida 131, 132, 133 y 524.

1.09.2011

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,



Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
La obediencia.
535 (11) La obediencia. He venido para cumplir la voluntad de Mi Padre. He sido obediente a los padres, obediente a los verdugos, soy obediente a los sacerdotes. Comprendo, oh Jesús, el espíritu de la obediencia y en qué consiste; no se refiere solamente a la ejecución exterior, sino que abarca también la mente, la voluntad y el juicio. Obedeciendo a las Superioras, obedecemos a Dios. No tiene importancia si es un ángel o un hombre que me mande en nombre de Dios, tengo que ser obediente siempre. No voy a escribir mucho sobre los votos porque ellos son claros por sí mismos y se basan en lo concreto; aquí procuro más bien dar una idea de esta Congregación.
Comentario:
Dice la Sagrada Escritura que el hombre obediente cantará victoria.
Hay que recordar que el pecado de Lucifer fue la soberbia y la desobediencia a Dios. Y el pecado de Adán y Eva también fue la desobediencia a Dios y a sus leyes. Por eso Cristo vino a borrar esa culpa, haciéndose obediente hasta el fin, y con Él, María también fue la obediente hasta el extremo de dar a su Criatura a la tortura y a la muerte.
Aprendamos de Jesús y de María a obedecer, no solo en lo exterior, sino también obedezcamos de pensamiento, suspendiendo el juicio y aceptando con agrado las directivas de nuestros superiores.
Y debemos obedecer a la Palabra de Dios, a los Diez Mandamientos, porque de lo contrario nos haríamos esclavos del pecado, es decir, del demonio, y ya no seríamos hombres libres, sino esclavos del más cruel de los tiranos: Satanás.
Jesús, en Vos confío.

1.07.2011

Reflexión del misterio del Santo Rosario



Reflexión del misterio del Santo Rosario
Primer misterio gozoso: "La Anunciación del Ángel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios".
“Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús” (Lc 1, 31)
Reflexión:
Aquí el Arcángel Gabriel le revela a la Virgen cómo se llamará su hijo. Se llamará Jesús, que significa “salvador”. Y es interesante ver que cuando el Ángel Gabriel se le aparece en sueños a José, le dice que Jesús salvará al pueblo de todos sus pecados, pero en cambio a la Virgen no le dice nada de eso, porque no quería contristarla anunciándole ya desde ahora el futuro dolor del Redentor, aunque María conocía muy bien las Escrituras y sabía perfectamente que ese Hijo suyo había de nacer para salvar a la humanidad.
El Nombre de Jesús es terrible al Infierno, y por eso es conveniente invocarlo frecuentemente junto al nombre santísimo de María, y eso es lo que hacemos en el Santo Rosario, cincuenta veces en cada Rosario, ya que en las avemarías están estos dos nombres sacratísimos.
Recemos mucho el Rosario, porque aunque solo pronunciemos estos dos nombres muchas veces, ya nos santificaríamos. ¡Y cuánto más méritos ganaremos si rezamos los padrenuestros y avemarías completos, que son las oraciones más perfectas que compuso el mismo Espíritu de Dios!
María será la encargada de poner el nombre a Jesús, junto con José. Y a los ocho días de nacido, en la circuncisión, el Salvador recibe su Nombre: JESÚS.

I made this widget at MyFlashFetish.com.