1.09.2011

Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,



Fragmento del Diario de Santa Faustina Kowalska,"La Divina Misericordia en mi alma", con comentario
La obediencia.
535 (11) La obediencia. He venido para cumplir la voluntad de Mi Padre. He sido obediente a los padres, obediente a los verdugos, soy obediente a los sacerdotes. Comprendo, oh Jesús, el espíritu de la obediencia y en qué consiste; no se refiere solamente a la ejecución exterior, sino que abarca también la mente, la voluntad y el juicio. Obedeciendo a las Superioras, obedecemos a Dios. No tiene importancia si es un ángel o un hombre que me mande en nombre de Dios, tengo que ser obediente siempre. No voy a escribir mucho sobre los votos porque ellos son claros por sí mismos y se basan en lo concreto; aquí procuro más bien dar una idea de esta Congregación.
Comentario:
Dice la Sagrada Escritura que el hombre obediente cantará victoria.
Hay que recordar que el pecado de Lucifer fue la soberbia y la desobediencia a Dios. Y el pecado de Adán y Eva también fue la desobediencia a Dios y a sus leyes. Por eso Cristo vino a borrar esa culpa, haciéndose obediente hasta el fin, y con Él, María también fue la obediente hasta el extremo de dar a su Criatura a la tortura y a la muerte.
Aprendamos de Jesús y de María a obedecer, no solo en lo exterior, sino también obedezcamos de pensamiento, suspendiendo el juicio y aceptando con agrado las directivas de nuestros superiores.
Y debemos obedecer a la Palabra de Dios, a los Diez Mandamientos, porque de lo contrario nos haríamos esclavos del pecado, es decir, del demonio, y ya no seríamos hombres libres, sino esclavos del más cruel de los tiranos: Satanás.
Jesús, en Vos confío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.