1.28.2011

En brazos de María.

En brazos de María. 
Si queremos alcanzar la infancia espiritual, tenemos que ponernos en los brazos de María, porque Ella es nuestra Madre y, cuanto más pequeños queramos ser, tanto más nos debemos dejar guiar en todo por Ella, y abandonarnos con  confianza en su regazo.
María es quien nos enseña a caminar por el camino de la vida espiritual, y así como el niño sin la madre no puede hacer casi nada; así también nosotros sin María, nuestra Madre del Cielo, no podemos hacer absolutamente nada de bueno.
Por eso ¡qué bueno es que nos confiemos completamente en María, ya que así seremos guiados a la santidad!
Hablemos con María, confiémosle todos nuestros problemas, dudas y angustias, porque Ella tiene de Dios el poder y la facultad de consolar a los tristes y dar fortaleza a todo hijo de Dios que esté necesitado, ya que es la Madre, la que todo lo comprende y lo excusa de sus hijos, y la que hace todo por ellos, para verlos felices y adelantados en el camino del bien y la virtud.
Aprendamos del Niñito Jesús a ser dóciles a María. Veámosle cómo duerme, tan pequeñito y tranquilo, en los brazos de su Mamá, e imitemos ese abandono, esa confianza, tan necesarios para alcanzar la infancia espiritual, que tanto agrada a Dios Nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.