9.26.2010

El Secreto del Santo Rosario



El Secreto del Santo Rosario
Reina de las devociones.
Almas piadosas e iluminadas por el Espíritu Santo; ciertamente no llevaréis a mal que os ofrezca un pequeño rosal místico bajado del cielo para que lo plantéis en el jardín de vuestras almas. En nada perjudicará a las flores olorosas de vuestra contemplación. Es muy perfumado y totalmente divino. No perturbará en lo más mínimo la armonía de vuestro jardín. Es muy puro y muy ordenado y todo lo encamina al orden y a la pureza. Alcanza altura tan prodigiosa y tan dilatada extensión –si se le riega y cultiva todos los días como conviene–, que no sólo no estorba a las demás devociones, sino que las conserva y perfecciona. ¡Vosotras, que sois almas espirituales, me comprendéis claramente! Jesús y María, con su vida, muerte y eternidad, constituyen este rosal.
(De “El Secreto Admirable del Santísimo Rosario”, de San Luis M. Grignion de Montfort)
Comentario:
El Rosario no solo no estorba a las demás devociones que practiquemos cada día, sino que las refuerza y conserva, elevándonos hacia el Cielo y a las alturas de la contemplación, porque cada vez que rezamos el Rosario y contemplamos los misterios, vamos creciendo en conocimiento del Salvador y de su Madre, y también entendemos cada vez mejor los misterios del Reino de Dios.
Nunca dejemos de rezar el Rosario. Aunque por gracia de Dios estemos muy adelantados en la contemplación, sepamos que el rezo del Rosario nunca nos hará retroceder en la vida de santidad, sino todo lo contrario, nos hará avanzar rápidamente en el camino de nuestra propia santificación.
He aquí un mensaje dado por la Santísima Virgen en Salta, Argentina, que nos ilustra esto que estamos diciendo:
17 de Enero de 1996
Vi un campo seco, lleno de espinas y malezas, en el medio un jardín precioso, lleno de rosales con enormes rosas rosadas, contrastando con el campo. También gigantescos árboles de enormes copas, llenos de enormes rosas rosadas.
Me dice La Madre:
Muchas dificultades os esperan en este momento. El precioso jardín es mi Corazón, en medio del mundo, las rosas representan a los que rezan el Santo Rosario, y ellos crecen como gigantescos árboles, elevándose al Cielo con muchos frutos espirituales.
El que me entrega su corazón y reza el Rosario no debe temer a nada de éste mundo, ya que ésta Santa oración los eleva por encima de toda dificultad y los protege especialmente de todo peligro, acercándolos con rapidez a Dios, creciendo interiormente, evitando ser contaminados de toda maldad.
Esta es la protección que Dios da a los que rezan el Santo Rosario.
Predicad esto. Amén. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.