4.15.2010

LOS SIETE DOLORES DE LA VIRGEN




LOS SIETE DOLORES DE LA VIRGEN


Practicamos esta devoción rezando, todos los días, siete veces el Avemaría mientras meditamos los siete dolores de María (un Avemaría en cada dolor).


María quiere que meditemos en sus dolores.


Por eso al rezar cada Avemaría es muy importante que cerrando nuestros ojos y poniéndonos a su lado, tratemos de vivir con nuestro corazón lo que experimentó su Corazón de Madre tierna y pura en cada uno de esos momentos tan dolorosos de su vida. Si lo hacemos vamos a ir descubriendo los frutos buenos de esta devoción: empezaremos a vivir nuestros dolores de una manera distinta y le iremos respondiendo al Señor como Ella lo hizo.


Comprenderemos que el dolor tiene un sentido, pues ni a la misma Virgen María, la Madre “tres veces admirable”, por ser Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y Esposa de Dios Espíritu Santo, Dios la libró del mismo.


Si María, que no tenía culpa alguna, experimentó el dolor, ¿por qué no nosotros?Modo de practicar esta devoción:


1º. La profecía de Simeón (Lc. 2, 22-35). Rezar un Avemaría.


2º. La persecución de Herodes y la huída a Egipto (Mt. 2, 13-15). Rezar un Avemaría.


3º. Jesús perdido en el Templo, por tres días (Lc. 2, 41-50). Rezar un Avemaría.4º. María encuentra a Jesús, cargado con la Cruz (Vía Crucis,


4ª estación). Rezar un Avemaría.


5º. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor (Jn. 19, 17-30). Rezar un Avemaría.


6º. María recibe a Jesús bajado de la Cruz (Mc. 15, 42-46). Rezar un Avemaría.


7º. La sepultura de Jesús (Jn. 19, 38-42). Rezar un Avemaría.



PROMESAS DE LA VIRGEN A LOS DEVOTOS DE SUS DOLORES
Siete gracias que la Santísima Virgen concede a las almas que la honran diariamente (considerando sus lágrimas y dolores) con siete Avemarías. Santa Brígida.


1º. Pondré paz en sus familias.


2º. Serán iluminados en los Divinos Misterios.


3º. Los consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.


4º. Les daré cuanto me pidan con tal que no se oponga a la voluntad de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas.


5º. Los defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y los protegeré en todos los instantes de sus vidas.


6º. Los asistiré visiblemente en el momento de su muerte: verán el rostro de su Madre.


7º. He conseguido de mi Divino Hijo que los que propaguen esta devoción (a mis lágrimas y dolores) sean trasladados de esta vida terrenal a la felicidad eterna directamente, pues serán borrados todos sus pecados, y mi Hijo y Yo seremos “su eterna consolación y alegría”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.