8.13.2010

Docenario guadalupano


Docenario guadalupano

Por el padre Joaquín Gallo Reynoso, S.I.
13/08/2010
El Bicentenario: Dios, Santa María de Guadalupe y México (2) Antecedentes hispanos. El mes pasado vimos cómo eligió Dios al pueblo azteca para que fuera su pueblo escogido, entre otros muchísimos de América, para hacer llegar su Alianza a este inmenso continente. Hoy vamos a considerar cómo Dios, a través del mundo hispánico, nos hizo llegar la versión de su Alianza desde el mundo judeo-cristiano para completar los datos pertinentes a su Alianza local americana.

Primera consideración: Dios toma la iniciativa, como siempre. Según los estudiosos de la Sagrada Escritura y de San Pablo, este Apóstol llegó hasta la costa hispánica y allí dejó el mensaje del Señor Jesús que se fue extendiendo por España. Lo cierto es que desde el siglo tercero o cuarto ya hubo mártires cristianos en España por su fe en Cristo. Agradezcamos la fe que recibieron nuestros antepasados españoles y que supieron defender.

Segunda consideración: La fe cristiana se asentó en España de manera fuerte y convincente. Gracias a santos antiguos muy reconocidos como San Isidoro e Ildefonso de Sevilla, este último patrono de Mérida, y otros más cercanos al siglo XII la península española se fue llenando de la fe en Cristo al que se le dedicaron innumerables iglesias, lo mismo que a María. Allí surgieron numerosas advocaciones y devociones a ellos y los santos que hicieron nacer las famosas cofradías que todavía existen allá con múltiples variaciones y entre el entusiasmo del pueblo. Alabemos a estos hombres y mujeres que ayudaron a que la fe cristiana se desarrollara entre las muchas maneras de ser de los españoles.

Tercera consideración: Dios hizo que la devoción a la Virgen española de Guadalupe de Extremadura fuera la que diera nombre a Nuestra Imagen Guadalupana de México sin que se parezcan en nada en cuanto a su forma externa. Es admirable cómo Dios lleva las cosas en la historia universal y cómo va conectando pueblos, naciones, familias, para que se adhieran a su Alianza y con esto la fe en Él avance en el mundo.En España, un pastor encontró una imagen enterrada de la Virgen a la que se le puso Guadalupe por haber sido encontrada junto al río Guadalupejo. Una imagen milagrosa que fue y es centro de peregrinaciones muy fuertes e importantes en la época en que los españoles hicieron la Conquista. Cortés, Pizarro, grandes conquistadores, eran de esa región y devotos de la Virgen extremeña de Guadalupe.Cuando ellos oyeron que la Virgen de México, aparecida en el Tepeyac, se nombraba a sí misma Guadalupe entendieron que una misma Madre los hermanaba.La advocación nombrada es una de las muchísimas que se veneran en España, país mariano por antonomasia desde hace siglos. De hecho, la conquista en México fue menos dura que en otros países y la evangelización se facilitó aquí enormemente por la influencia de nuestra Santa Madre.

Cuarta consideración: Los españoles fueron siempre muy religiosos, eran gente de fe que quería propagar el reinado de Dios y de su rey, aunque muchos de los que vinieron a conquistar fueron muy rudos y poco cristianos en su comportamiento. Podemos agradecer a Dios que las variadas circunstancias de desarrollo de los países europeos hayan llevado a esas naciones a configurar un ser colectivo cristiano, al que llamamos régimen de cristiandad, que facilitó la unión europea aun a pesar de muchos pleitos y divisiones durante siglos. Así las cosas España pudo llegar a ser la potencia internacional que fue.Gracias a esto pudimos tener acceso a la cultura europea, al mundo grecorromano y a las antiguas tradiciones árabes y judías.De otra manera hoy no tendríamos en México la cantidad de aportes culturales que tenemos gracias a España y los españoles, que ayudaron mucho a configurar nuestro ser mexicano del siglo XXI. ¡Cuántas costumbres y tradiciones podríamos numerar de las que hoy gozamos todavía aun en los platillos de cada día..! Alabemos la Providencia Divina que así fue llevando las cosas aun a pesar de las barbaridades humanas.

Quinta consideración: Gracias, de manera especial, a las Órdenes Religiosas, al Catolicismo de los Reyes Católicos y a otros factores ambientales, Nueva España fue evangelizada desde el inicio de su conquista. Gracias al envío, de doce en doce, de los franciscanos y dominicos primero, y después de manera diferente de los agustinos, jesuitas, mercedarios y otros más, los pobladores del antiguo México recibieron la Buena Noticia de Cristo, de María, de los Santos, de la vida de la Iglesia, de tantas cosas que nos distinguen y configuran hoy como mexicanos del siglo XXI.De manera especial hemos de agradecer a España la cantidad de aportes culturales y, sobre todo, religiosos. Nuestro idioma y muchas tradiciones y costumbres religiosas nos llegaron por ellos y a través de nosotros llegaron hasta Filipinas y otros países. Ella produjo en el siglo XVI innumerables santos, pintores, escritoras y escritores como no se había visto en la antigüedad y que nos marcaron profundamente.Esas obras nos llegaron aquí y gracias a la primera imprenta de América que se puso en la ciudad de México la evangelización se derramó por todo el suelo nacional. Hoy somos el país que somos gracias a todos estos hombres y mujeres que nos ayudaron a tener el idioma, la cultura y la fe que hoy nos enorgullecemos de tener.

Demos gracias a Dios, a María y a los santos que alentaron y alientan a este gran pueblo mexicano. Pidamos para que seamos siempre fieles a este amor y protección que Ellos nos han demostrado. Citas bíblicas: Is 41, 8-20; 2 Mac 7, 1-41; Mt 28, 16-20; Rom 8, 28-39 Con María proclamamos las grandezas del Dios de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.