11.11.2009

Quien te ama, oh excelsa María, escuche esto y llénese de gozo:



Quien te ama, oh excelsa María, escuche esto y llénese de gozo:

El Cielo exulta de dicha,
la tierra, de admiración,
cuando digo: ¡Avemaría!

Mientras que el mundo se aterra,
poseo el Amor de Dios,
cuando digo: ¡Avemaría!

Mis temores me disipan,
mis pasiones se apaciguan,
cuando digo: ¡Avemaría!

Mi devoción se acrecienta
y alcanzo la contrición,
cuando digo: ¡Avemaría!

Se confirma mi esperanza,
se acrecienta mi consuelo,
cuando digo: ¡Avemaría!

Salta de gozo mi espíritu,
se disipa mi tristeza,
cuando digo: ¡Avemaría!
Porque la dulzura de esta suavísima salutación es tan grande que no hay términos adecuados para explicarla debidamente y, después de haber dicho de Ella maravillas, resulta todavía tan escondida y profunda, que es imposible descubrirla. Es corta en palabras, pero grande en misterios. Es más dulce que la miel y más preciosa que el oro. Hay que tenerla frecuentemente en el corazón para meditarla y en la boca para recitarla y repetirla devotamente

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.