10.11.2009

Reina Victoriosa Schoenstatt


Reina Victoriosa
Tres Veces Admirable
Virgen de Schoenstatt

¡ Madre mía, socorre a mis hijos !
Que esta palabra sea el grito de
mi corazón desde la aurora.

¡ Oh María !, que tu bendición los
acompañe, los guarde, los defienda,
los anime, los sostenga en todas partes.

Cuando en la noche se dispongan al
descanso a fin de continuar con nuevo
fervor al día siguiente su camino
hacia la eterna patria,
¡ Madre Mía, socorre a mis hijos !

Que tu bendición, Madre Mía,
descienda sobre ellos en el trabajo,
en el descanso, en la salud y en la
enfermedad, en la vida y en la muerte
y que ésta no sea repentina ni por
toda una eternidad.

Así sea ...



Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano. Entonces la luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente. Tu recto obrar marchará delante de ti y la Gloria de Dios Padre, te seguirá por detrás. Isaías. 58,7-8




“Servus Mariae Nunquam Peribit”

“Un siervo de María, jamás perecerá”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.