6.18.2010

UN CONSEJO..................


Es necesario que nos consagremos con valor a la Santísima Virgen, y si ya estamos consagrados, tratemos de vivir cada día mejor esa entrega que hemos hecho a María.

Porque es fácil consagrarse a la Virgen, rezar la oración de consagración.

Lo difícil es entrar en el espíritu de la consagración realizada; lo difícil es vivir la consagración cada día, a cada momento, constantemente.

Ya San Luis María de Montfort nos dice en su Tratado que encontró muchas personas que se consagraron a la Virgen con fervor pero que después se quedaron en eso y no entraron en la práctica de la consagración, no la vivieron.Por eso nuestra consagración debe ser renovada cada día y, sobre todo, vivida cada día, haciendo el esfuerzo continuo de vivir con María, en María, por María y para María, hablando con la Virgen y pidiéndole consejo en todo lo que debemos hacer o decir.

No dudemos de que la Virgen nos irá guiando y cada día podremos gozar de sus dulzuras maternales para con nosotros, sus hijos consagrados a Ella.

¡Bendita sea María que nos ha elegido para que seamos sus consagrados, las estrellas de su corona, y los hijos de su Corazón Inmaculado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.