7.12.2011

Confiando en María

Confiando en María

Le hemos costado mucho a María.
Le hemos costado mucho a María como para que Ella se desentienda de nosotros los hombres y nos deje a la deriva. Ella recuerda muy bien lo que sufrió su Hijo, el adorable Corazón de Jesús y su Inmaculado Corazón, en la crucifixión y luego de ella. Por eso si hay que confiar en Dios, sabiendo que nos ama porque entregó a su propio Hijo por nosotros; también debemos confiar en María, que entregó más que su propia vida, entregó a su mismo Hijo a la muerte por nuestra salvación. ¿Y pensamos que ahora María puede dejarnos de lado y no recordar que somos el precio de la Muerte de Jesús?
¡No desconfiemos de María! No hay que desconfiar de Dios, de su bondad infinita. Pero mucho menos debemos desconfiar de María, ya que en Ella no hay nada de terrible, sino que es toda dulzura y bondad para sus hijos descarriados.
Cada vez que María nos ve, Ella ve sobre nosotros la Sangre preciosa de Jesús, y por esa Sangre intercede por nosotros e interviene de mil maneras en nuestra vida para conducirnos al camino del bien, para llevarnos al Cielo.
Primero fallarán el Cielo y la Tierra, antes que nos falte la ayuda y gracia de María, nuestra Madre bendita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


I made this widget at MyFlashFetish.com.